Diario Judío México - Comparada con su vecino iraní, ha resultado mucho menos golpeada por la del COVID-19. Mucho tiene que ver con eso la prontitud con la que se actuó, pues desde el 10 de enero, tan sólo diez días después de que China informara a la OMS acerca del , el ministro de salud turco, Fahrettin Koca, instaló un Cuerpo Científico Consultivo a cargo de planear las estrategias a seguir ante lo que se veía venir.

Así fue que desde el 11 de marzo, cuando todavía no se había registrado ni el primer caso en el país, el citado ministro de salud se dirigió a la nación advirtiendo que había que empezar a tomar medidas, ya que la avalancha del virus se avecinaba. Se inició con la orden de confinamiento para enseguida  anunciar el cierre de actividades económicas no esenciales; de escuelas, de fronteras y la suspensión de vuelos y arribos terrestres desde el extranjero, además de todas las precauciones adicionales ahora bien conocidas en todo el mundo.

Desde febrero, el ministro Koca emprendió la adquisición de material sanitario y médico necesario para la atención de quienes resultaran infectados, y todo ello contribuyó a que, a pesar de que se han registrados poco más de tres mil decesos hasta el día de hoy, desde el 24 de abril el número de pacientes recuperados diariamente ha superado la cifra de nuevos casos. Este dato es uno de los indicadores más confiables de que la epidemia está ya en retroceso.

Por otra parte, el camino de la recuperación económica de está siendo problemático. Que desde antes de la la situación fuera ya crítica ha hecho que las dificultades en esa área hayan crecido extraordinariamente, tal como sucede en tantas y tantas naciones. Pero un aspecto ciertamente preocupante de cómo se han dado las cosas en se refiere al respaldo que desde espacios del poder político y religioso nacional se ha brindado a narrativas que relacionan causalmente la homosexualidad y el adulterio con las enfermedades y la epidemia misma.

En un sermón del 24 de abril pasado, Ali Erbas, quien encabeza el Directorio de Asuntos Religiosos de , lanzó esas acusaciones, las cuales fueron criticadas por las organizaciones de derechos humanos y por las propias agrupaciones que representan al conglomerado LGBT.

Peor aún, en la medida en que el presidente Erdogan tiene a Erbas como uno de sus hombres cercanos y compartiendo, además, la vertiente religiosa islámica sobre la cual Erbas ha construido su aproximación al tema, Erdogan de inmediato salió en defensa de dicho personaje, señalando que “un ataque a Erbas es un ataque contra el Estado”, acusando, también, a los quejosos de estar erosionando los valores religiosos con su crítica. Varios altos funcionarios más se lanzaron también a la cargada, como el ministro del interior Süleyman Soylu (con el hashtag #AliErbasisnotalone), lo mismo que los directores de las facultades de teología, quienes emitieron una declaración confirmando que la homosexualidad va en contra de las enseñanzas islámicas.

El hecho es que esta situación se inserta dentro de una atmósfera de creciente homofobia en , donde, a pesar de que la diversidad sexual no es ilegal, la comunidad LGBT sigue estando, y ahora más que antes, sujeta a abusos, discriminación, violencia e, incluso, asesinatos, dado que ha corrido la versión, estimulada por los dichos de un buen número de altos funcionarios gubernamentales, de que los homosexuales son portadores del virus.

Una anécdota que ilustra hasta qué grado esos prejuicios son dominantes es la siguiente: el museo de arte moderno de Estambul convocó a una actividad en línea para los niños de todo el país invitándolos a dibujar arcoíris y colocarlos en las ventanas de las casas para alegrar el opresivo ambiente del confinamiento. La propuesta recibió un rechazo desde diversos frentes, al grado de que el sindicato de maestros notificó que varias autoridades del sector educativo avisaron a directores de las escuelas que no permitieran a sus niños participar en el proyecto debido a que se trataba de un complot de la comunidad LGBT para convertir a los niños en gays. Como se ve una vez más en este caso, crisis como la actual tienen la capacidad de sacar lo mejor de muchos y, también, lo peor de otros tantos.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
FuenteExcelsior
Artículo anteriorSeñales Financieras: Complicado panorama para mayo
Artículo siguienteDr. Toffi Mustri: Así lucha joven doctor de la comunidad contra el virus en un hospital COVID-19
Licenciada en Sociología egresada de la UNAM (1980), con estudios de maestría en Sociología en la UNAM y con especialización en Estudios Judaicos en la Universidad Iberoamericana. (1982-1985) Fue docente en la ENEP Acatlán, UNAM durante 10 años (1984-1994). Actualmente es profesora en diversas instituciones educativas privadas, judías y no judías.De 1983 a 1986 fue colaboradora semanal del periódico "El Nacional" tratando asuntos del Oriente Medio.Desde 1986 hasta la fecha es editorialista semanal en el periódico Excélsior donde trata asuntos internacionales.Es comentarista sobre asuntos del Medio Oriente en medios de comunicación electrónica.Publicaciones:"Los orígenes del sindicalismo ferrocarrilero". Ediciones El Caballito S.A., México, 1982.En coautoría con Golde Cukier, "Panorama del Medio Oriente Contemporáneo". Editorial Nugali, México, 1988.Formó parte del equipo de investigación y redacción del libro documental "Imágenes de un encuentro. La presencia judía en México en la primera mitad del siglo XX" publicado por la UNAM, Tribuna Israelita y Multibanco Mercantil, México, 1992.Coautora de "Humanismo y cultura judía". Editado por UNAM y Tribuna Israelita. José Gordon, coordinador. México, 1999.Coordinadora editorial de El rostro de la verdad. Testimonios de sobrevivientes del Holocausto en México. Ed. Memoria y Tolerancia, México, 2002.Redactora de la entrada sobre "Antisemitismo en México" en Antisemitism: A Historical Encyclopedia of Prejudice and Persecution". Ed. ABC CLIO, Chicago University, 2005."Presencia judía en Iberoamérica", en El judaísmo en Iberoamérica. Edición de Reyes Mate y Ricardo Forster. EIR 06 Enciclopedia Iberoamericana de Religiones. Editorial Trotta. , Madrid, 2007.Artículos diversos en revistas de circulación nacional e internacional.