Se acercan las fiestas de fin de año y la maestra norteamericana, frente a la clase, conversa con sus alumnos. "Me gustaría saber como suelen pasar ustedes la Nochebuena, por ejemplo tú, Johnny Carson, ¿qué acostumbra hacer tu familia en estas ocasiones?"

Johnny se pone de pie y responde:

Bueno, maestra, nosotros somos doce hermanos y junto a mis padres siempre asistimos a la Misa de Medianoche, donde cantamos himnos, damos gracias al Señor y luego regresamos a casa y preparamos nuestras medias en torno a la chimenea, ponemos pastelitos dulces detrás de la puerta y nos vamos a acostar muy ansiosos esperando la llegada de Santa Claus para ver al día siguiente los regalos que nos trajo.

¡Muy bien, Johnny! Y tú, Charlie Donovan, ¿nos puedes contar qué hacen en Nochebuena?

Sí, señorita. Mis padres, mi hermana y yo vamos a la Iglesia a cantar villancicos, regresamos bastante tarde y ponemos galletitas y tazones de leche al lado de la chimenea, colgamos nuestras medias y nos vamos a dormir muy excitados pensando en ¡qué habrá de traernos Santa Claus!

¡Muchas gracias, Charlie! Y a ver, Eddie Brown, ¿qué nos dices?

Nosotros también hacemos lo mismo, maestra, sólo que como vivimos con nuestros abuelos, ellos también vienen a la Iglesia junto a mis padres y mis tres hermanos. Mi abuela prepara pan dulce casero, lo dejamos tras la puerta, colgamos nuestras medias igual que todos y nos vamos a dormir rogando que Santa Claus nos traiga los regalos que pedimos.

De pronto, la maestra recuerda que en su clase hay también un niño judío y entonces decide preguntarle a él.

Maurice Cohen, tú que profesas otra religión, ¿puedes contarnos qué es lo que hacen ustedes para Nochebuena?

Cómo no, maestra, -responde Mauricito- Nosotros todos los años hacemos lo mismo, una especie de ceremonia: mi papá llega del trabajo agotado, pero muy feliz. Prepara rápidamente una valija. Mi mamá, mi hermana y yo, que estábamos ya bien vestidos para la ocasión y esperándolo al lado de la piscina de nuestra casa, lo seguimos hasta su Cadillac. Subimos todos y viajamos hasta la fábrica de juguetes de mi papá. Allí, ingresamos al edificio del depósito. Y entonces, mirando embelesado los enormes estantes vacíos, mi papá exclama: "¡Muchas gracias, Jesús!"

Y entonces, voceamos a coro "Merry Christmas!" y partimos de vacaciones por un mes a las Bahamas

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorJaim Najmán Bialik
Artículo siguienteLa política nuclear israelí
Mexicana por nacimiento, desde su niñez ha estado cerca de personas e instituciones dedicadas al arte y cultura, efectuando estudios en Florencia y complementándolos en escuelas mexicanas de pintura y escultura. Ha trabajado en varias galerías, incluyendo la del CDI y ha sido maestra de pintura y artes plásticas para niños. Ha participado en más de 50 exposiciones colectivas y otras individuales en México e Israel. Su obra se ha publicado en diversos calendarios, revistas y periódicos, siendo colaboradora de "Foro" desde 2006, aportando otra faceta de su actividad mediante chistes judíos.