Diario Judío México - ¿Recordarán el poema publicado aquí el 7 de septiembre de 2017?   “Resiste, mi pueblo, resístelos.”

Es un poema de Dareen Tatour que causó gran revuelo en el sistema de justicia de : El 11 de octubre de 2015. Tatour fue arrestada a media noche en su casa de Nazaret, la detuvieron por su poema escrito con dolor, rabia y desesperación por la muerte violenta de un joven palestino en Jerusalén. El poema había aparecido en la media social, en Facebook y Youtube. La acusaron de instigar a la violencia y apoyar el terrorismo, desde entonces vivió detenida en casa de sus padres en Reinik, al lado de Nazaret donde había nacido.

En 2017 se leyeron sus poemas en un acto organizado por la periodista judía Orly Noy que quería demostrar que Dareen no estaba sola. La abogada defensora de Tatour dijo: “Dareen está viviendo un juicio kafkiano, la acusación dice: ‘El Estado de contra Dareen Tatour’. Debería decir: Dareen contra la sociedad israelí que ve un poema de una poeta que dice: ‘soy la siguiente victima’ y luego la persigue. Esta es una sociedad que acusa a la víctima. Los poetas deben ser protegidos. En nadie debería ir a la cárcel por un poema.”

Un espectador dijo:” Tal vez Tatour no sea una gran poeta, pero arrestarla es un acto estúpido, peligroso. La libertad de expresión no debe ser limitada al margen de la calidad del trabajo o el desacuerdo con su contenido.”

Pero la estupidez y el peligro  no tienen límites, tres años más tarde, el 31 de julio de 2018, la Corte Magisterial de Nazaret sentencio a  Dareen Tatour a 5 años de prisión por violencia y apoyo a organizaciones terroristas por el poema que apareció en 2015.

“No esperaba justicia”, dijo Dareen Tatour, revelando una verdad dolorosa: si eres Palestino no tienes ninguna razón para esperar justicia del sistema judicial israelí, aunque seas ciudadano israelí.

Que podía esperar Tatour en un país cuyo gobierno está celebrando la ‘ley nación-estado” que establece la supremacía judía frente a la inferioridad de los árabes, encabezado por un líder que sale ganando políticamente al incitar contra los ciudadanos árabes que se aglomeran para votar

“El caso es político en principio porque soy palestina”, dijo Dareen resumiendo una verdad evidente. Su sentencia es una pequeña parte de la batalla política contra quienes se oponen a la ocupación, más lo que se les permite a los judíos está prohibido a los palestinos, sus vidas en están entretejidas con llamadas a su muerte o a su expulsión, incitaciones incluyendo permiso para derramar su sangre, son frecuentes en la esfera pública israelí, física y virtualmente y nadie es procesado.

La condena de Tatour dice más sobre la democracia y la justicia israelí que sobre lo que hace Dareen. Una democracia hueca, fallida, que en relación a la  crítica pública contra la política de opresión y ocupación que ya cumple 51 años, se centra en un poema de una mujer que se vive como parte de la nación oprimida y es juzgada incitadora al terror y su castigo es ser encarcelada.

El gobierno israelí puede legislar la supremacía judía, perseguir y silenciar a quienes se oponen a la ocupación por medios no violentos, sean judíos o árabes, pero no lograra su objetivo, la verdad saldrá a la luz, dice la editorial de Haaretz, La abogada de Tatour   apelara al juicio. Solo podemos anhelar que la apelación sea aceptada y Dareen Tatour salga libre y no sufra más violencia ni más terror.