Estos días que señalan un nuevo aniversario del renacimiento político de refrescan la memoria y obligan la lúcida perspectiva. Felices circunstancias que me conducen a recordar a un intelectual que asumió certeras y creativas actitudes tanto respecto al judaísmo como a nuestra índole nacional.

Aludo a Y. Leibowitz (1903-1994), un personaje que acertó a ilustrar y a irritar tanto a rabinos como a políticos obligándolos a reconsiderar ideas que ellos creían inapelables.

Yeshayahou Leibowitz - Wikipedia, la enciclopedia libre

Le conocí en persona y a través de sus textos. Cuando lo invitamos a disertar en la universidad de Bar Ilán le ofrecí recogerlo desde su hogar entonces localizado en los límites del barrio jerosolimitano de Rehavia. Me atendió su esposa con una sonrisa y sin recato alguno mientras él lidiaba con una torcida corbata. Mi laica semblanza no suscitó reacción alguna; para ambos la creencia en Dios no implicaba una particular vestimenta, incluso en el caso de los ortodoxos que hasta hoy visten prendas que se conocieron en el siglo XVII de Europa oriental. Ciertamente, un hábito que irritaba a los Leibowitz.

Fue grato el viaje de una ciudad a otra. Dos cercanos temas nutrieron el diálogo: la actitud de Maimónides sobre Dios y la postura del gobierno israelí respecto a los territorios palestinos conquistados en la Guerra de los Seis Días.

La Guerra de los Seis Días, 1967, hace cincuenta años מלחמת ששת הימים

En ambos asuntos reiteró sus distancias respecto a las opiniones mayoritariamente aceptadas. Señalaba por ejemplo que la definición de Dios debe hacerse por lo que no es, y Él no conoce límites ni atributos ni está en algún definido lugar. Cualquier retrato positivo – como es eterno, es justo, es piadoso – incorpora limitadas cualidades humanas a una entidad que sustancialmente trasciende esta índole.

Por otra parte, politizar a Dios con el fin de justificar una conquista territorial con términos divinos es una aberración tanto teológica como doctrinaria.

Actitudes que tienen sólido fundamento en sus múltiples textos.

En la presentación ante los estudiantes reveló sus celebradas cualidades: filosa observación, coherencia analítica, y franco humor. No pocas porciones de la audiencia objetaron algunas de sus opiniones, mas el aplauso de todos fue unánime. Reveló entonces y una vez más excepcional honestidad y erudición.

Un creativo itinerario

Leibowitz llegó a la filosofía después de un laborioso itinerario en la medicina, en la bioquímica y en la neurofisiología. Conocimientos y títulos que adquirió en Alemania antes de llegar a Palestina en 1935. Muy poco tiempo después se integró a la universidad jerosolimitana para dictar clases en estas materias, se incorporó a las fuerzas del Palmaj, y multiplicó sus aportes a la Enciclopedia Judía que hoy se tornó relativamente dispensable con el Google.

National Library of Israel on Twitter: ""Keeping women away from Talmud  Torah is not to exempt them from a duty... but is rather to deprive them of  a basic human right." Yeshayahu

Regularmente, sus actitudes críticas respecto a cualquier idolatría del Estado, a la ausencia de Dios en la humana Historia, o a la colonización de tierras palestinas hondamente irritaron a múltiples audiencias. Sin embargo, nadie se permitió negar su honestidad personal ni sus méritos intelectuales.

En 1993 mereció el Premio por sus indisputables méritos, un hecho que suscitó protestas en círculos gubernamentales. Leibowitz decidió entonces renunciar a su pública recepción. No le interesaba provocar disputas que consideraba dispensables y menores. Altura personal e intelectual que jamás fue cuestionada.

Ciertamente, abundan sus páginas escritas y difundidas en decenas de libros y artículos. Temas como pirkei avot, Maimónides, los alcances de la ciencia y de la teología, las limitaciones de la y la religión, y muchos más las colman.

Referencias obligadas en estos días cuando el país donde encontró generoso hogar y sustento para sus reflexiones conoce un año más de inquieta y creativa existencia.                     

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorDescanse en paz la Sra. Mina Levinsky Radzi Z"L
Artículo siguienteDescanse en paz el Sr. Abraham García Villordo Z"L
Invitado por la UNAM llegué a México desde Israel en 1968 para dictar clases en la entonces Escuela de Ciencias Políticas y Sociales ( hoy Facultad). Un año después me integré a la CEPAL con sede en México para consagrarme al estudio y orientación de asuntos latinoamericanos. En 1980 retorné a Israel para insertarme en las universidades Tel Aviv y Bar Ilán. En paralelo trabajé para la UNESCO en temas vinculados con el desarrollo científico y tecnológico de América Latina, y laboré como corresponsal de El Universal de México. En los años noventa laboré como investigador asociado en el Colegio de México. Para más amplia y actualizada información consultar Google y Wikipedia.