Estamos viendo últimamente un sistema que antes conocíamos como delito de una persona o grupo de personas: el secuestro.

Leíamos en las páginas policiales que a veces alguna persona era secuestrada y que los delincuentes pedían un rescate, generalmente en dinero.

Normalmente secuestraban a alguien que suponían tenía mucho valor, y que los familiares podrían pagar un rescate voluminoso.

Posteriormente aparecieron los terroristas, que secuestraban a una o más personas o incluso hasta un avión con sus pasajeros, o un barco como sucedió con el Achille Lauro en 1965 por un grupo de terroristas palestinos.

Evidentemente aparecen hoy en día gobernantes que viendo el éxito de muchos de esos secuestros, tomaron como herramienta propia hacer lo mismo para lograr un rescate de valor.

No nos referimos a los palestinos tanto de como de la OLP, que ya sabemos que forma parte de sus sistemas de lucha, que algunos creen que es por ideología pero que los datos que se conocen indican que más que su ideología engrosan sus haberes. Por algo los dirigentes poseen enormes fortunas (*).

El señor Recep Tayip Erdogan, gobernante sin límites de Turquía, secuestró a un matrimonio de turistas israelíes que por error eligieron ir a ese país de vacaciones. Por reglas diplomáticas no sabemos -por ahora- cuál fue el valor del rescate solicitado.

A eso le sigue en este momento el secuestro por parte del también gobernante sin límites de Rusia, el señor Vladimir Vladimirovich Putin, de una turista israelí que fue apresada bajo acusación de poseer 2,5 gramos de droga medicinal. Se sabe perfectamente que esa señora necesita utilizar la droga por indicación médica, ni hablar de lo insignificante de la cantidad de droga en su haber.

Quienes poseemos ciudadanía israelí no podemos salir del país sin correr ese riesgo, ya que son muchos los países y gobiernos que manifiestan de una u otra forma su antisemitismo, y querrán imitar a los nombrados gobernantes. Es evidente que es mucho mayor el riesgo de un secuestro que el actual del virus corona y sus diferentes versiones.

Por lo tanto deberemos hacer caso al slogan que apareció con el corona: QUEDATE EN CASA. Israel es nuestra casa, donde la inseguridad es menos peligrosa que la del exterior.

 

(*) Datos conocidos que circulan en diferentes medios de prensa, sobre todo en medios árabes: Yasser Arafat al morir dejó una fortuna de más de 600 millones de dólares, Mahmud Abbas se está construyendo una humilde vivienda de diez millones de dólares, el profesor universitario egipcio Ahmed Karima afirmó que tiene en sus filas a 1.200 millonarios, la revista egipcia Rose al-Yusuf dijo que Ismail Haniyeh pagó cuatro millones de dólares por un terreno en Gaza, también se dice que Khaled Mashaal tiene 2.600 millones de dólares.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorMasa trae a más de 100 doctores jóvenes a Israel para ayudar al sistema de salud israelí
Artículo siguienteIsrael organizará el concurso Miss Universo pese a la variante Omicron