Diario Judío México - De manera simbólica, se puede decir lo siguiente sobre los tsitsit: Los nudos y las vueltas de los hilos representan las restricciones impuestas por las mitsvot, pero dos tercios del largo de los tsitsit son hilos que caen libremente. Los nudos restringen, son lo que nos limitan en la vida, pero tenemos muchas más libertades que restricciones para disfrutar la bella vida que el Eterno nos da. Ésas corresponden a los dos tercios de caída libre (Rab Shimón Schwab).

Empero, el yetser hará- el instinto del mal- no quiere que lo veamos así, pretende amargarnos recordándonos que estamos muy limitados, que la vida que la Torá dicta coarta nuestra independencia. Pero analicemos: Cuán bello es un arroyo, imaginemos un arroyo al lado del cual crecen libremente hierbas y flores silvestres, veamos en ese paisaje unos animalitos a la distancia, ¡qué bellos son! El cielo muestra un intenso azul, unas cuantas blancas nubes dibujan figuras caprichosamente, ¿quién no ama la naturaleza? ¡Qué hermoso mundo nos hizo el Eterno!

Sin embargo, lo descrito anteriormente también es una trampa tendida por el yetser hará porque todos apreciamos lo antedicho, pero, ¿quién puede ver un arroyo diariamente? El yetser hará quiere que veamos la belleza en otra parte. Empero, está acá, en la vida cotidiana, incluso dentro del departamento de aquel que está en cuarentena. ¿Acaso no es una delicia una simple ensalada de lechuga y tomate? ¿No es bello ver el atardecer acá, dentro de la ciudad? ¿No es hermoso apreciar por medio de los cinco sentidos? La belleza está muy cerca de nosotros, el cielo azul se aprecia también dentro de la recámara, no hace falta irse lejos de la ciudad. La vida es bella acá, también allá, también en un campo, en las vacaciones… pero cotidianamente estamos rodeados de más belleza de la que percibimos. No dejemos que el yetser hará nos haga imaginar que el placer está en otro lugar, en un restaurante pero no en una comida casera, en el campo pero no encerrados en casa, en un concierto de la filarmónica de un país extranjero pero no en la radio. Ésas son las ardides de nuestro mayor enemigo, el yetser hará, el instinto más bajo del ser humano.

Basado en las palabras de Rab Efrayím Dines

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorUnos días en el paraíso: Conociendo Rosewood Mayakoba
Artículo siguienteWoody Allen estrenará su nueva película en el festival de cine de San Sebastián