La ministra de Asuntos de la Diáspora, Omer Yankelevitch, aseguró hoy que los judíos de la están “en peligro” debido al declive de la identidad judía y señaló que su ministerio trabaja para reparar la situación.

Durante una audiencia especial del Comité de Educación de la Knesset para el “Día de la Diáspora” en el Parlamento israelí, Yankelevitch enfatizó la importancia de la educación judía formal en las escuelas judías como un componente crítico para revitalizar la identidad judía entre las comunidades judías de la Diáspora.

“Una de nuestras principales tareas en el Ministerio de la y el gobierno es garantizar la conexión entre la próxima generación y la identidad judía y el Estado de Israel”, dijo Yankelevitch.

“Durante los últimos seis meses he hablado con los jefes de muchas organizaciones, federaciones judías y comunidades de todo el espectro de la comunidad judía y todos dicen ‘estamos en peligro’, que la próxima generación está en verdadero peligro”, sostuvo el ministro.

Dijo que uno de los mayores desafíos era el alto costo de enviar a los niños a escuelas judías, y señaló que solo 400.000 de los 1,6 millones de niños judíos de todo el mundo asisten a una escuela judía.

“En general, la conexión con la identidad judía ha disminuido como resultado directo de la disminución de la demanda de educación judía (en las escuelas judías)”, dijo Yankelevitch.

Señaló los programas a través de las organizaciones United y Mosaic del ministerio que brindan apoyo, como la capacitación de maestros y la redacción de planes de estudio, como parte de los esfuerzos que el Ministerio de Asuntos de la está emprendiendo para ayudar a las escuelas judías de todo el mundo.

También habló en la audiencia del comité el profesor Alex Pomson, un experto en educación judía, quien también subrayó la importancia de la asistencia a la escuela judía para mantener la identidad judía.

“¿Por qué es tan importante la escuela judía? Porque en la crea un espacio judío dentro de un contexto no judío. Es como un país pequeño ”, dijo Pomson.

De manera crítica, agregó que los “resultados positivos” de la asistencia a la escuela judía “no estaban precisamente vinculados a la calidad de la educación o la alfabetización en las escuelas judías, sino más bien como resultado de la socialización, de estar con judíos y estar en un contexto y calendario judíos”.

Pomson explicó que “esto es lo que influye en el corazón, el alma y el cerebro de los niños judíos en sus vidas”.

Más tarde el martes, varios diputados pronunciaron comentarios en el pleno de la Knesset sobre la importancia de la conexión de Israel con la Diáspora.

El diputado ultraortodoxo Yisrael Eichler del Partido del Judaísmo de la Torá Unida dijo que la situación ideal dentro del judaísmo es que no exista una y que el pueblo judío sea redimido en la Tierra de Israel.

Sin embargo, dado que este giro de los acontecimientos aún no ha ocurrido, Eichler dijo que era crucial para el Estado de Israel construir una relación cercana con los judíos en la para asegurar que la “base y el ancla” del pueblo judío en todo el mundo y en Israel permanece su conexión con la Torá y con la Tierra de Israel.

También denunció que “los judíos que no han estado aquí, no quieren estar aquí y están asimilados”, e indicó que condenan a Israel como “ocupantes de la Tierra de nuestros antepasados”.

Eichler también condenó el cierre de los cielos y las fronteras de Israel a los judíos de la durante la pandemia de COVID-19, y dijo que los inmigrantes que vivían en el país habían sufrido debido a la incapacidad de sus familiares para visitarlos.

“Esto es terrible. Necesitamos abrir los cielos a todos los judíos de inmediato, respetando las normas sanitarias. El Estado de Israel nunca puede decir que un judío en el extranjero es un extranjero ”, afirmó el legislador.

La ministra de Aliá e Integración, Pnina Tamano-Shata, insistió en que “nuestro destino está entrelazado con el destino del pueblo judío en todo el mundo”, y dijo que el Estado judío debe ayudar a los judíos de la a fortalecer su identidad judía y su conexión con Israel.

“Con todos los desafíos, como la asimilación, particularmente en América del Norte, podemos hacer más”, remarcó la funcionaria.

“Los judíos de la siempre nos han apoyado. Una cosa que me dijo recientemente el jefe de las federaciones judías en América del Norte fue que lo más importante es que la sociedad israelí se familiarice más con los judíos en la Diáspora, y necesitamos esta mayor familiaridad porque todos somos hijos de Ya ‘ acov, el Bnei Yisrael”, concluyó.