Diario Judío México - Los descendientes de las víctimas del en Bélgica están presionando a la compañía ferroviaria del país SNCB para que los compense por su papel en las deportaciones de judíos durante el , siguiendo los ejemplos de y los Países Bajos.

Entre el 4 de agosto de 1942 y el 31 de julio de 1944, unos 25,628 judíos y gitanos de Bélgica fueron deportados del cuartel de Dossin en Mechelen a los campos de Auschwitz-Birkenau. Un total de 28 convoyes fueron fletados por el SCNB, haciendo de los cuarteles de Dossin la antecámara de los campos de exterminio.

Narcisse Rulot, el director de SNCB en ese momento, era considerado antisemita y pro nazi. Los activistas dicen que su complacencia al permitir que los alemanes transportaran judíos a través de la SNCB ayudó enormemente en el sufrimiento y la muerte de miles de personas. “Llevo todo lo que viene, dijo, no veo lo que hay en los autos cerrados”.
El ferrocarril belga se disculpó en 2012 por su papel en tiempos de guerra, pero para muchos familiares de las víctimas esto no fue suficiente.

Según Nico Wouters, historiador y experto en el tema, faltan los archivos que demostrarían el papel del ferrocarril en las deportaciones, que probablemente fueron destruidos. “Legalmente, estamos en el limbo, no sabemos con precisión el procedimiento establecido por los alemanes para la ejecución de las deportaciones por parte del SNCB”, agregó.

Quienes han investigado este tema están de acuerdo en que los directores de la época no hicieron nada para evitar la deportación de judíos de Bélgica.

SNCB dijo que las reclamaciones de compensación son un asunto del ministro belga a cargo de la movilidad, François Bellot. Se espera que se reúna con representantes de la comunidad judía del país en breve para discutir el tema.

En 2014, pagó € 50 millones ($ 57 millones) a las víctimas que habían sido transportadas a los campos de la muerte por los trenes nacionales de la SNCF durante el . Los Países Bajos hicieron el mismo movimiento en 2018, reconociendo el papel de la compañía ferroviaria estatal en la entrega de miles de judíos a sus muertes.