“Esto es un ataque de los judíos hacia los alemanes” Así denominó el Ministro de propaganda nazi Joseph Goebbels a lo que habría sido la “provocación” que terminaría en Kristallnacht.

La noche del 9 a 10 de noviembre de 1938 Alemania fue testigo de la Noche de los Cristales Rotos. El primer gran pogrom masivo que se llevó a cabo en contra de los judíos alemanes y austriacos (Austria ya había sido anexada al Reich) antes del comienzo de la Segunda Guerra Mundial.

Más de 1000 sinagogas fueron incendiadas y más de 7000 negocios pertenecientes a judíos fueron destruidos y saqueados, además de las 30.000 personas que fueron enviadas a los campos de concentración alemanes de Buchenwald, Sachsenhausen y Dachau.

Las leyes raciales ya llevaban vigentes 3 años, pero un ataque de esta envergadura aún no se había realizado. Las tropas de asalto de la S.A, las SS y las juventudes hitlerianas no tuvieron ningún tapujo en atacar, incendiar, asesinar, saquear y destruir ante la vista gorda de las autoridades alemanas locales, dejando sin opción y arremetiendo de sorpresa a los judíos.

Pero ¿qué fue lo que motivó a los nazis a realizar este pogrom? Siendo una sociedad muy ordenada que planifica meticulosamente cada paso, ¿cómo fue que llegaron a la decisión de este ataque masivo? ¿La respuesta? Herschel Grynszpan.

Herschel, nació en Alemania en 1921, pero al ser hijos de padres polacos, también heredó su nacionalidad. Debido a la dificultad que tuvo para terminar sus estudios consecuencia de las prohibiciones que tenían los colegios judíos de funcionar, sus padres lo enviaron a París a la casa de un tío.

En marzo de 1938 Polonia promulgó una ley que cancelaba la nacionalidad a aquellos que hayan vivido por más de 5 años en el extranjero. El objetivo era que los más de 70.000 judíos polacos que habían emigrado, no volvieran a Polonia, entre ellos la familia de Herschel, quienes no pudieron renovar su permiso de residencia en Alemania, al mismo tiempo que Polonia tampoco los quería aceptar por su condición de judíos. En octubre, la Gestapo detuvo y deportó a todos los ciudadanos que estaban en la misma situación que la familia Grynszpan.

Aproximadamente 12.000 judíos despojados de todas sus pertenencias y sin documentación válida, fueron trasladados en trenes a la frontera polaca-alemana y abandonados a su suerte, recibiendo comida esporádica de la cruz roja y de las comunidades judías locales. Herschel recibió una postal de su familia pidiendo desesperadamente su ayuda para sacarlos de ahí, pero el joven no podía hacer nada por ellos.

Herschel le suplicó a su tío que le envíe dinero a sus padres pero lo que pedía era ilegal y además no tenían claro dónde estaban exactamente. Muy frustrado por la situación, Herschel compró un arma, y el 7 de noviembre de 1938 se acercó a la embajada alemana exigiendo hablar con algún funcionario. Ernst Vom Rath, secretario del embajador salió a su encuentro y de inmediato recibió 5 balazos que los doctores no pudieron salvar, muriendo dos días después. En el momento del disparo, se escuchó la voz de Grynszpan gritando que esto era por los 12.000 judíos detenidos en la frontera.

El joven no opuso resistencia y se dejó encarcelar. El atentado inmediatamente tuvo consecuencias. Los judíos temieron que esto fuera utilizado como excusa en su contra y que la venganza fuera peor. Intentaron tildarlos de “joven loco” (tenía 17 años) pero no lograron separar los hechos de lo que sufrirían después.

El atentado tuvo muchísima publicidad, y las altas esferas nazis lo denominaron como “un ataque judío contra el pueblo alemán”. El ministro de propaganda del Reich, Joseph Goebbels, aprovechó que la muerte de Vom Rath coincidió con el aniversario del Putch de Munich (intento de Hitler de un golpe de estado en 1923) y en un ferviente discurso, dijo que no le sorprendería que los alemanes tomen la ley por sus manos ante el asesinato de un alto funcionario por un judío, quemando sinagogas y destruyendo negocios. El mensaje “calentó” el ambiente. No se necesitó más para que a las pocas horas esta advertencia se hiciera realidad y derivara en el pogrom más grande que se haya visto en tiempos modernos.

Paradójicamente, la familia Grynszpan al estar aún en la frontera, se salvó de las agresiones y lograron sobrevivir escapando a la URRSS y luego a Israel. De Herschel no está muy claro qué pasó. Fue trasladado a varias cárceles, su juicio fue pospuesto por el inicio de la guerra, pero se sabe que habría sobrevivido en una cárcel alemana hasta 1945.
Los alemanes venían planificando una agresión masiva a los judíos desde hacía tiempo, pero necesitaban un detonante para concretarlo. El asesinato de Vom Rath fue la excusa perfecta para exacerbar y “calentar” el ambiente. No necesitaron mucho cuando ya los alemanes estaban en las calles destruyéndolo todo.

Un joven desesperado por salvar a su familia, frustrado, sin recursos y presa de la maquinaria nazi, solamente supo de intento de venganza, nunca midió las consecuencias que eso podría traer.

fue el primer ataque masivo “físico” en contra de los judíos alemanes y austriacos sólo por el hecho de ser judíos. En esta etapa, hubo unos pocos que todavía lograron escapar. Y los que no lo habían querido hacer antes, se dieron cuenta de que ya no había dónde ir. La telaraña se hacía más y más estrecha. Diez meses después comenzaba la y luego la “guetoización” de Europa. ¿El final? Ya lo conocemos. Pero nombres como Herschel Gryszpan que intentaron hacer una diferencia liderados por la angustia de lo que pasaba en su familia, no se conoce tan a fondo.

Por todos los Herschel, por todas las familias Grynszpan, y por todos aquellos que murieron, escaparon, sufrieron y fueron despojados de su humanidad convirtiéndose en un mero número, es que hoy, 82 años después de la Noche de los Cristales Rotos, seguimos recordando, estudiando, investigando y por supuesto, enseñando. Para que nunca más.

1 COMENTARIO

  1. Despojar a los judios de todo vestígio de humanidad, hasta desdibujar ésta, fue el paso prévio para poder legitimar una aniquilacion revestida de "legitimidad" ...

Responder a Eliseo Pardo Cancelar Respuesta

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorDescanse en paz la Sra. Pola Maya Abudara Z"L
Artículo siguienteMazl Tov! Felicidades al Comité Central de la Comunidad Judía de México por su 82º Aniversario
Sivan Gobrin es una chilena radicada en Israel. Es periodista con un M.A en Ciencias Políticas de la Universidad Hebrea de Jerusalem. Trabajó como guía en Yad Vashem el Museo del Holocausto y hoy dirige voluntarios en la Fundación para el Bienestar de Sobrevivientes del Holocausto en Israel. Además es Vicepresidenta y Vocera de la Comunidad Chilena de Israel. Sivan lleva muchos años impartiendo charlas sobre Holocausto y Hasbarah especialmente a grupos de jóvenes.