Diario Judío México - Dos israelíes muertos en el accidente del vuelo 302 de el 10 de marzo fueron identificados como Avraham Matzliah de Ma’ale Adumim y Shimon Re’em de Zichron Ya’akov.

Matzliah, de 49 años, fue identificada el lunes como víctima del accidente aéreo el domingo cerca de Addis Abeba. Fue descrito como un padre amoroso para sus hijas gemelas, que sirven en las Fuerzas de Defensa de Israel, y un hombre con buen sentido del humor. Su trabajo de alta tecnología lo llevó a viajar a menudo entre Israel y África. Al parecer, había estado en un viaje para cerrar un negocio para la empresa de telecomunicaciones Radwin.

Shimon Re’em, de 55 años, padre de cinco hijos, era un veterano retirado por 23 años de los servicios de seguridad Shin Bet de Israel que trabajaba para la compañía de consultoría de seguridad Shafran de Israel en el momento de su muerte.
Las noticias del canal 13 dijeron que Re’em una vez encabezó la seguridad de dos embajadas israelíes en América del Sur y luego se desempeñó como jefe de seguridad regional de El Al Airlines.

Según los informes, las autoridades están teniendo dificultades para localizar los cuerpos de las víctimas, ya que algunos se han dispersado y otros se quemaron en el accidente.

Todos los 157 pasajeros, procedentes de unos 35 países, murieron en el accidente, que al parecer sufrió una velocidad vertical inestable después del despegue y trató de escalar antes de zambullirse en el morro. El granjero en cuya tierra se estrelló el avión, Malka Galato, reportó haber visto pequeños objetos parecidos al papel provenientes del avión y extraños ruidos provenientes de la aeronave antes de que girara bruscamente y descendiera.

Otro testigo le dijo a Associated Press que el humo venía de la parte trasera del avión y que giraba dos veces en el aire antes de golpear el suelo y explotar. La fuerza fue tan grande que pocas partes del avión fueron visibles en el cráter dejado por el choque, y hubo que traer excavadoras para intentar excavar las partes del avión fuera del pozo.

El grupo de respuesta de emergencia ZAKA envió voluntarios a Etiopía solo unas horas después del accidente para identificar y repatriar los restos de Re’em y Matzliah para que sus familias les puedan proporcionar un entierro adecuado en Israel.

Un amigo de la familia de la familia Matzliah, Shimon Misha, dijo a la AFP que viajó a Etiopía para ayudar a localizar los restos de su amigo, pero los investigadores lo impidieron. Sin embargo, se le permitió realizar una búsqueda del tefilín de Matzliah.