Diario Judío México - En enero, los recuerdos del volvieron a aparecer cuando se descubrió una fosa común en Brest, , en la obra de construcción de un nuevo bloque de apartamentos de lujo.

Desde el descubrimiento, los huesos de 1,214 personas, la mayoría de los cuales se cree que eran judíos, fueron excavados en el sitio, enredados con trozos de tela y suelas de zapatos.

Dmitry Kaminsky, un soldado bielorruso que está realizando excavaciones, dijo a principios de este año que algunos de los cráneos tenían agujeros de bala, lo que sugiere que las víctimas fueron ejecutadas por un disparo en la parte posterior de la cabeza.

La ciudad de Brest, entonces parte de la Unión Soviética, fue atacada el 22 de junio de 1941, el primer día de la invasión de Hitler. Los informes dicen que las fuerzas alemanas pueden haber disparado hasta 5,000 personas en los primeros días después de la caída de la ciudad. Alrededor de 20,000 judíos fueron forzados a entrar en un ghetto a fines de 1941. El ghetto estuvo en existencia hasta que fue liquidado en octubre de 1942.

Un famoso nativo de Brest, Menachem Begin, se perdió la invasión nazi, cumpliendo una condena en los campos de trabajo soviéticos.

El Congreso Judío Mundial dijo que estaba “consternado por la construcción de un edificio de apartamentos” en terrenos que contenían víctimas del , y dijo que era “una afrenta a la memoria de los residentes judíos que fueron asesinados a tiros y asesinados a sangre fría.

En respuesta, el alcalde de Brest, Alexandr Rogachuk, dijo que la ciudad tenía muchas tumbas sin identificación debido a los feroces combates que tuvieron lugar allí. Dijo en marzo: “Todos aquí son pecadores de algún modo, todos estamos caminando sobre cuerpos”.

Si bien se sabía que el sitio de construcción podría contener “unas pocas docenas” de cuerpos, el alcalde dijo: “nadie esperaba un número tan grande”.

Se dirigieron acusaciones a las autoridades bielorrusas que intentaron mantener el descubrimiento en silencio, pero el funcionario local Alla Konduk negó cualquier intento por parte de las autoridades, diciendo que se llamó a una unidad militar forense especial al sitio en enero, tan pronto como el descubrimiento de los primeros huesos se dio a conocer a las autoridades de la ciudad.

Konduk también dijo que los cimientos del desarrollo de viviendas no se construirían sobre la tumba, y que la construcción se reanudará pronto como se halla quitados los cuerpos. Después de las conversaciones con la pequeña comunidad judía de la ciudad, Konduk también dijo que se acordó enterrar todos los huesos recuperados el 21 de mayo en un cementerio judío en el norte de la ciudad.