Diario Judío México - Antes del establecimiento del Estado de en 1948, albergaba a unos 250,000 habitantes judíos. Los judíos marroquíes habían llegado al país por medio de dos grandes oleadas de inmigración, la primera después del exilio impuesto por los romanos en el año 70 dC, la segunda después del Edicto de expulsión español de 1492. A través de casi dos milenios de convivencia e intercambio cultural , los judíos se habían convertido en una parte integral de la sociedad marroquí. Desde la influencia que ejercieron en el desarrollo de la conciencia tribal amazigh / bereber y las creencias religiosas hasta su posición económica y política central durante la dinastía alauita (1631-presente), los judíos marroquíes han desempeñado un papel importante en todas las etapas de la historia marroquí registrada. Sin embargo, en cuestión de décadas después de la Declaración de Independencia de , todo este sustrato de la cultura y la sociedad marroquí había desaparecido. Hoy, alrededor de 5.000 judíos permanecen en , la mayoría de los cuales se concentran en Casablanca, la capital comercial e industrial del país.

Naturaleza de la migración judía fuera de

En contraste con algunas de las narraciones históricas desarrolladas por eruditos israelíes y árabes, la naturaleza de la migración judía fuera de es un fenómeno histórico complejo y multicausal . Sostengo que una combinación de factores de empuje internos y factores de atracción externos son responsables del éxodo judío marroquí. Los factores de empuje, como la violencia manifiesta, las políticas gubernamentales discriminatorias y el estado de ánimo general contra los judíos indujeron la emigración judía. Sin embargo, este proceso fue facilitado y catalizado por varios factores de atracción importantes hacia , Francia y Canadá, y los Estados Unidos orquestados por la Agencia Judía y el gobierno israelí.

Antes de profundizar en un análisis más detallado de estos procesos, primero es necesario discutir brevemente qué se entiende por factores push-pull. En el estudio de las poblaciones humanas y la etnografía, los factores de empuje se definen como las tendencias, las instituciones u otros estímulos que fomentan el movimiento fuera de una determinada unidad social. Por el contrario, los factores de atracción constituyen las razones por las que las personas se sienten atraídas por un entorno diferente. [i] Estos conceptos son la base conceptual para el análisis de este artículo.

Además, el alcance de este estudio se ha parametrizado entre dos fechas clave, 1948 y 1973, debido a su importancia histórica y su uso como marcadores temporales claros. El establecimiento del Estado de en 1948 se cita casi por unanimidad como la razón principal de la migración de los judíos árabes de sus países de origen al recién fundado Estado judío. Del mismo modo, la Guerra de Yom Kippur de 1973 marcó el final de una fase importante en las relaciones entre y sus vecinos árabes. Además, aunque la emigración judía de se produjo antes de 1948 y ha continuado hasta nuestros días, los estudiosos estiman que más del 90% de la emigración se produjo entre estas dos fechas. [ii] Por estas razones, este estudio se concentrará en eventos que abarcan este período de veinticinco años.

Violencia hacia los judíos

  La causa más inmediata de emigración desde Marruecos a partir de 1948 hasta el final del Protectorado francés en 1956 fue una serie de disturbios violentos y pogromos dirigidos a las comunidades judías en todo el país. Dados los actos de violencia extrema dirigidos a los judíos a manos de sus vecinos árabes en todo el después de la independencia israelí, estos eventos sembraron las semillas del miedo y la desconfianza hacia los judíos marroquíes. El ejemplo más claro de estos episodios discordantes son los pogromos que ocurrieron en las ciudades de Oujda y Jerada en junio de 1948. Ubicado en el noreste de Marruecos, cerca de la frontera con Argelia, Oujda sirvió como punto de tránsito para miles de judíos que emigraron de Marruecos a Israel y Francia. Este movimiento diario de judíos por la ciudad puso nerviosos a los habitantes locales, lo que se exacerbó aún más por el alto grado de tensión regional causada por los combates en Israel entre las fuerzas judías y árabes. Los disturbios estallaron en Oujda el 7 de junio y continuaron hasta que las autoridades impusieron la orden con fuerza horas después. En este período, cinco judíos fueron asesinados y docenas heridos. Los disturbios se extendieron a la ciudad cercana de Jerada, donde una multitud asesinó a 38 judíos hasta que el ejército tomó el control de la situación el 8 de junio. [iii] Aunque las cifras de menor duración y víctimas fueron menores, los disturbios y la violencia general, como los acontecimientos en Oujda y Jerada, continuaron hasta el final del Protectorado en 1956. [iv]

Sobre este tema, Lela Gilbert escribe en el  Post: [v]

“También hubo amenazas más grandes, incluidas misteriosas desapariciones. Primero, el mejor amigo de su padre desapareció. Entonces, una de las primas de Dina, una niña de 14 años extraordinariamente hermosa, también desapareció, para no ser vista nunca más. En la comunidad judía marroquí, tales cosas no eran exactamente inusuales. Y ocurrieron cada vez con más frecuencia después de 1948, cuando Israel se declaró un estado independiente. En ese momento, la opresión de bajo grado durante siglos que los judíos experimentaron en su papel de dhimmis bajo el dominio musulmán se encendió en feos enfrentamientos, humillaciones y ataques aleatorios. Estos episodios a veces explotaron en pogromos en toda regla en los que cientos fueron asesinados o heridos “.

Ciudad de Sefrou conocida como "Pequeña Jerusalén" por su gran población judía en la primera parte del siglo XX
Ciudad de Sefrou conocida como “Pequeña Jerusalén” por su gran población judía en la primera parte del siglo XX

Estos disturbios representaron un rotundo llamado de atención a los judíos marroquíes. Por un lado, la comunidad estaba horrorizada de que sus compatriotas musulmanes fueran capaces de tales actos de violencia viciosos. Eventos similares ocurrieron en todo el , muchos con mayor frecuencia y magnitud. Del mismo modo, en los años inmediatamente posteriores al cierre de la Segunda Guerra Mundial, las atrocidades cometidas por los nazis contra los judíos europeos estaban frescas en la mente de sus homólogos marroquíes. La combinación de una desconfianza repentina de sus vecinos y el miedo a lo peor llevó a miles de judíos a emigrar a Israel o Francia. [vi]

Además, muchos judíos fueron muy críticos con la respuesta oficial a estos disturbios. El hecho de que la policía y el ejército tardaron horas o días en restablecer el orden en los disturbios mencionados anteriormente provocó fuertes críticas a la respuesta gubernamental a los mismos. Del mismo modo, aunque todavía discuten los estudiosos de la historia marroquí, existen acusaciones que implican a los actores pronacionalistas marroquíes para inspirar y alentar la violencia contra los judíos. Estas acusaciones, fundadas o no, llevaron a muchos judíos a dudar de la capacidad y disposición del gobierno para brindar la debida protección a sus parientes. Como tal, la emigración comenzó en masa a Francia, Israel y más allá.

Políticas oficiales

  En 1956, Marruecos se independizó de Francia y el nuevo país comenzó la tarea de construir una nación con el rey Muhammad V de la histórica línea alauita al timón. El cambio de control político de Francia a la línea alauita condujo a cambios drásticos para la población judía del país. Mientras que bajo el Protectorado, el poder último recaía en las instituciones seculares, el Marruecos independiente fue declarado un estado árabe-islámico donde la autoridad política final residía en la monarquía. En 1958, Marruecos se unió a la Liga Árabe, alineándola políticamente con la tendencia panarabista que barría la región. [vii] Aunque a los judíos se les otorgó la ciudadanía y se les garantizaron plenos derechos bajo la nueva Constitución marroquí, la identidad árabe-islámica explícitamente definida del país provocó un proceso de marginación cultural. Del mismo modo, hizo que la perspectiva de la inmigración a Israel, un Estado declarado judío, fuera más atractiva que permanecer en la periferia social de Marruecos, al menos en términos de reconocimiento cultural y religioso.

El movimiento de Marruecos para unirse a la Liga Árabe en 1958 catalizó aún más la emigración judía. Cuando los otros estados miembros lo presionaron para asumir la política antiisraelí de la Liga, el rey Muhammad V prohibió la inmigración a Israel e impuso restricciones de viaje a los judíos marroquíes, como la negativa a emitir pasaportes u otros documentos necesarios. Esta política real en particular fue quizás el factor de impulso más importante detrás de la emigración judía de Marruecos. En primer lugar, cediendo a la presión política de la Liga Árabe, parecía que Marruecos se estaba moviendo a la esfera ideológica del panárabe. Los judíos marroquíes temían que el gobierno marroquí asumiera el tipo de retórica vociferante antiisraelí de figuras panárabes influyentes como el presidente egipcio Gamel Abdel Nasser, lo que representa una amenaza para sus libertades políticas, propiedades y bienestar general. Además, las medidas adoptadas por el gobierno marroquí para restringir la libertad de circulación de sus ciudadanos judíos se consideraban una grave violación tanto de sus derechos como de su confianza en el nuevo estado. Aunque oficialmente prohibido, la inmigración clandestina continuó durante todo este período a través del contrabando y las actividades del Mossad , que se discutirán en mayor detalle a continuación.

El 10 de enero de 1961, uno de esos barcos de contrabando llamado The Egoz zarpó de Alhoceima, con destino a España con 42 inmigrantes judíos a bordo ilegalmente. El barco se volcó en aguas abiertas y, trágicamente, ningún miembro de la tripulación o pasajeros sobrevivió a la prueba. Este evento provocó críticas inmediatas e intensas a la política de inmigración del gobierno marroquí en todo el mundo. En respuesta a la reacción internacional ante el desastre de Egoz y la muerte del rey Muhammad V en febrero de 1961, su sucesor, el rey Hassan II, revocó la prohibición real de la inmigración y levantó la restricción de viajes para los judíos marroquíes. [viii] Sin embargo, los primeros años de la experiencia de los judíos bajo el gobierno del rey Muhammad V los alejaron de la monarquía marroquí y los llevaron a desconfiar del gobierno y las fuerzas pro-nacionalistas. Esto aceleró el proceso de emigración y la urgencia que asumió en la mente de los judíos marroquíes.

  La agencia judía en Marruecos

  Después de 1948, la “Política de Absorción” israelí, coordinada por la Agencia Judía, no consideró a los judíos marroquíes como judíos prioritarios para la emigración debido a su estabilidad en Marruecos. Según Johnathan Kaplan, la política fue selectiva: [ix]

“Las autoridades israelíes que se ocupan de la inmigración dieron prioridad a los sobrevivientes del y a las comunidades judías en los países musulmanes que requerían una evacuación inmediata, es decir, Yemen e Irak. Con respecto a otros grandes centros judíos como Marruecos, cuyas condiciones no parecían justificar tal política, se aplicaron criterios selectivos para determinar quién sería enviado a Israel. En noviembre de 1951, la Agencia Judía, el organismo responsable de la inmigración y la absorción, estableció pautas para la selección de inmigrantes. Estos criterios continuaron los principios preestatales de inmigración “pionera” y favorecieron a las personas jóvenes y saludables que se asentarían y trabajarían la tierra. En la realidad de la década de 1950, esto significaba que mientras los jóvenes y fuertes serían traídos a Israel, los elementos más viejos y más débiles quedarían en Marruecos. Aunque la política de selección se convirtió en el tema de un intenso debate público en Israel y las regulaciones se revisaron pronto, el principio de selección se mantuvo al menos hasta 1956 “.

Mediante la operación de una serie de factores de atracción, la inmigración judía a Israel y Occidente alcanzó su punto máximo en el período entre 1961 y 1967, lo que resultó en la fuga de más de 100,000 judíos en este período de seis años. [x] Uno de los factores más importantes que impulsaron este vasto movimiento fue el trabajo de la Agencia Judía, registrada como la Oficina de Kadima en Casablanca. La Agencia Judía era una organización sionista internacional que promovía el reasentamiento de los judíos de la diáspora en Israel, y tenía una variedad de recursos financieros, políticos y materiales a su disposición.

Una casa judía en Mogador (Essaouira), por Darondeau (1807-1841)
Una casa judía en Mogador (Essaouira), por Darondeau (1807-1841)

La Agencia Judía coordinó todos los aspectos de la migración de Marruecos a Israel. Envió representantes a distritos rurales distantes de todo el país para establecer contactos con comunidades judías. Sus esfuerzos se concentraron en permitir a los judíos de clase media y baja emigrar, que de otro modo no podrían hacerlo debido a un obstáculo financiero y logístico. El trabajo de la Agencia Judía fue particularmente pronunciado en las regiones pobres del sur de Marruecos, donde la pobreza y el aislamiento obstaculizaron la movilidad de las comunidades judías locales. Una vez que se estableció contacto con un representante de la agencia, a los judíos se les brindó ayuda para navegar por los canales oficiales a fin de obtener pasaportes y documentos de viaje requeridos. Se proporcionó transporte que los llevó a centros urbanos como Casablanca, Essaouira y Tánger, donde se fletaron barcos y aviones para llevarlos a Israel. Luego fueron reasentados en vastos campamentos de migración y ciudades de asentamientos en todo Israel, muchos en el desierto escasamente habitado de Negev. [xi]

El trabajo de la Agencia Judía desempeñó un papel central al proporcionar los medios financieros y logísticos necesarios para que la mayor parte de los judíos marroquíes migren a Israel. Su alcance a las comunidades marginadas socioeconómicamente y la coordinación del engorroso proceso son en gran parte responsables de la gran ola de emigración que ocurrió entre 1961 y 1967. Del mismo modo, la ideología sionista pro israelí que promovieron habló de los sentimientos religiosos latentes de los judíos marroquíes, proporcionando un fuerte impulso espiritual para el reasentamiento en Israel.

La acción del Mossad en Marruecos

  Aunque la Agencia Judía fue la cara pública de la inmigración de judíos marroquíes a Israel, el Mossad, el ala de operaciones encubiertas de la Fuerza de Defensa de Israel fue un actor importante detrás de escena en este proceso. Los estudiosos estiman que el Mossad fue responsable de la inmigración ilegal de unos 30,000-50,000 judíos entre 1958 y 1961. En 1961, el Mossad lanzó la Operación Mural , un esfuerzo encubierto destinado a traer niños judíos a Israel luego del desastre de Egoz antes mencionado. Entre marzo y junio de 1961, unos 530 niños judíos fueron traídos a Israel bajo la apariencia de unas vacaciones patrocinadas por una ONG en Suiza. Los agentes se alistaron y se desplegaron en Marruecos para encontrar familias dispuestas a enviar a sus hijos a Israel. En fechas seleccionadas, la Organización para el Rescate de Niños transportó a los niños en vuelos fletados a Suiza. Sin embargo, en lugar de regresar a Marruecos, fueron trasladados de Suiza a Israel, donde fueron naturalizados y reasentados a su llegada. Aunque no se hizo público hasta 1984, la Operación Mural se erige como un punto de referencia importante en la historia judía marroquí moderna en que es el primer trabajo abiertamente reconocido por el Mossad en suelo marroquí. [xii]

Según la revista electrónica “Revolvy” : [xiii]

  “En 1954, el Mossad estableció una base encubierta en Marruecos, enviando agentes y emisarios dentro de un año para evaluar la situación y organizar una emigración continua.   Las operaciones estaban compuestas por cinco ramas: defensa personal, información e inteligencia, inmigración ilegal, contacto y relaciones públicas.   El jefe del Mossad, Isser Harelv, visitó el país en 1959 y 1960, reorganizó las operaciones y creó una milicia clandestina llamada “Misgeret” (“marco”).

La emigración a Israel aumentó de 8,171 personas en 1954 a 24,994 en 1955, aumentando aún más en 1956. Entre 1955 y la independencia en 1956, emigraron 60,000 judíos.   El 7 de abril de 1956, Marruecos logró la independencia. Los judíos ocuparon varias posiciones políticas, incluidos tres escaños parlamentarios y la posición del gabinete de Ministro de Correos y Telégrafos. Sin embargo, ese ministro, Leon Benzaquen , no sobrevivió al primer cambio de gabinete, y ningún judío fue nombrado nuevamente para un puesto en el gabinete.   Aunque las relaciones con la comunidad judía en los niveles más altos del gobierno fueron cordiales, estas actitudes no fueron compartidas por los rangos más bajos de los funcionarios, que exhibieron actitudes que iban desde el desprecio tradicional hasta la hostilidad absoluta.   La creciente identificación de Marruecos con el mundo árabe y la presión sobre las instituciones educativas judías para que se arabicen y se ajusten culturalmente a los temores de los judíos marroquíes. Entre 1956 y 1961, la emigración a Israel estaba prohibida por ley; la emigración clandestina continuó y otros 18,000 judíos abandonaron Marruecos “.

En 1961, el Mossad inició la Operación Yachin , mucho más ambiciosa, que duró hasta 1964. La Operación Yachin constituyó un acuerdo secreto entre el Primer Ministro israelí David Ben-Gurion y el Rey marroquí Hassan II por el cual Marruecos recibiría indemnizaciones por cada inmigrante judío a Israel. . A cambio, a Israel se le dio la libertad de alquilar barcos y aviones desde Casablanca y Tánger que transportaban a los judíos primero a países neutrales como Italia y Francia, de donde fueron llevados a Israel. Ambos gobiernos se comprometieron a mantener en secreto la naturaleza de la operación, para que los vecinos árabes de Marruecos tomen represalias por su ruptura de la política de la Liga Árabe e intenten sabotear los esfuerzos de migración. Entre 1961 y 1964, unos 100.000 judíos fueron traídos a Israel, Francia y Canadá a través de la Operación Yachin. [xiv]

El legado judío marroquí

Entre 1964 y 1973, la emigración judía de Marruecos continuó de manera constante. La legalización del régimen marroquí de la inmigración permitió a aquellos con medios financieros hacerlo fácilmente. A medida que las comunidades judías marroquíes echaron raíces en Israel, Francia, Canadá y los Estados Unidos, los judíos restantes del país recibieron un impulso social adicional para irse. La Guerra de los Seis Días de 1967 y la Guerra de Yom Kippur de 1973 dejaron a los judíos marroquíes desconfiados de los gobiernos árabes, mientras que el no oficial se intensificó en la esfera pública en todo Marruecos. Para 1973, los judíos marroquíes tenían pocas razones para quedarse. Los años represivos del plomo del rey Hassan II estaban en marcha, y el régimen violaba diariamente los derechos humanos y las libertades personales de los ciudadanos. Las comunidades judías marroquíes comenzaron a prosperar en el extranjero, ofreciendo la posibilidad de una nueva vida con abundantes oportunidades económicas y sociales. Para 1973, menos de 30,000 judíos permanecían en Marruecos. [xv]

Judíos marroquíes y turistas judíos israelíes participan en las festividades de Simjat Torá en una sinagoga en Marrakech el 12 de octubre de 2017. (FOTO AFP / FADEL SENNA)
Judíos marroquíes y turistas judíos israelíes participan en las festividades de Simjat Torá en una sinagoga en Marrakech el 12 de octubre de 2017. (FOTO AFP / FADEL SENNA)

Hoy, unos 5,000 judíos permanecen en el país. Aunque el difunto rey Hassan II ha llamado a los de ascendencia judía marroquí a regresar y les ha prometido la ciudadanía plena, pocos o ninguno han aceptado su invitación. Sin embargo, más que nunca, el estado marroquí ha demostrado su compromiso con la creación de un estado pluralista dedicado a la preservación de los derechos humanos, incluido el de la libertad de religión. Por ejemplo, las reformas constitucionales de 2011 del Rey Mohammed VI reconocen la importancia del patrimonio hebraico de Marruecos en el desarrollo cultural del condado. André Azoulay, proveniente de orígenes judíos basados ​​en Mogador, es uno de los principales asesores del Rey y representa una de las voces más influyentes en el establecimiento. A medida que varios estados del y África del Norte se han deslizado hacia la anarquía y la feroz violencia sectaria, el compromiso de Marruecos con la tolerancia y la diversidad es un faro de esperanza.

En bien

El análisis anterior se ha esforzado por abordar el conjunto diverso de factores que facilitaron la emigración de unos 250,000 judíos marroquíes durante un período de veinticinco años. Estos factores pueden dividirse en aquellos que expulsaron a los judíos de Marruecos, a saber, la violencia y la discriminación, y aquellos que los atrajeron a la vida en Israel, Francia, Canadá, Estados Unidos y más allá. La interacción entre estas fuerzas competidoras resultó en uno de los mayores movimientos de población del siglo XX. Aunque la vida judía parece cada vez más limitada e inviable en todo el mundo de la diáspora, Marruecos bajo el gobierno del rey Mohammed VI es una excepción. La herencia judía de Marruecos aún no ha desaparecido y, si Dios quiere, perdurará en los años venideros.

Influyentes judíos marroquíes en la portada de una revista de noticias marroquí
Influyentes judíos marroquíes en la portada de una revista de noticias marroquí

[i] http://www.bbc.co.uk/schools/gcsebitesize/geography/migration/migration_trends_rev2.shtml

[ii] Antes de 1948, las estimaciones ubican a la población judía de Marruecos en 250,000. Después del final de la Guerra de Yom Kippur en 1973, quedaban menos de 50,000 judíos. Ver

http://www.jewishvirtuallibrary.org/jsource/vjw/Morocco.html#8

[iii] http://www.sephardicgen.com/databases/oujdaDjeradaSrchFrm.html

[iv] http://www.jewishvirtuallibrary.org/jsource/vjw/Morocco.html#8

[v] http://www.jpost.com/Features/In-Thespotlight/The-Nakba-of-Moroccos-Jews

[vi] Bajo el protectorado francés, la migración a Francia era una opción viable para los judíos de clase media y alta. La presión social desde el interior de Francia, los lazos diplomáticos preexistentes y los recursos financieros contribuyeron a esta tendencia.

[vii] Ver Marruecos desde 1830: Una historia , CR Pennell

[viii] http://www.jewishvirtuallibrary.org/jsource/vjw/Morocco.html#8

[ix] http://www.jewishagency.org/society-and-politics/content/36566

[x] Ibíd.

[xi] Dos mil años de vida judía en Marruecos, Haim Zafrani

[xii] http://www.haaretz.com/print-edition/features/codename-operation-mural-1.235412

[xiii] [xiii] https://www.revolvy.com/main/index.php?s=Jewish%20exodus%20from%20Arab%20and%20Muslim%20countries&item_type=topic

[xiv] La A a la Z del sionismo, Rafael Medoff y Chaim I. Waxman

[xv] http://www.jewishvirtuallibrary.org/jsource/vjw/Morocco.html#8

Referencias

“Geografía: Tendencias de la migración”. Bitesize: BBC Radio . BBC, 1 de enero de 2014. Web. 1 de abril. Http://www.bbc.co.uk/schools/gcsebitesize/geography/migration/migration_tren ds_rev2.shtml.

  • Malka, Jeff. “7 y 8 de junio de 1948: disturbios en Oujda y Jérada (Marruecos)”. Generación sefardí . 1 de enero de 2007. Web. 1 de abril de 2015. http://www.sephardicgen.com/databases/oujdaDjeradaSrchFrm.html.
  • Medoff, Rafael y Chaim Waxman. La A a la Z de Zionsim . Metuchen: Espantapájaros, Imprimir.
  • Pennel, CR Marruecos desde 1830: una historia . Nueva York: NYU, 2001. Impresión.
  • Sheleg, Yair. “Nombre clave: Operación Mural”. Haartez 17 de diciembre de 2007. Web. 1 de abril de 2015. http://www.haaretz.com/print-edition/features/codename-operation-mural-235412
  • “El mundo judío virtual: Marruecos”. Biblioteca virtual judía . Enciclopedia – Judaica, 1 2008. Web. 1 de abril de 2015. http://www.jewishvirtuallibrary.org/jsource/vjw/Morocco.html#8
  • Zafrani, Haim. Dos mil años de vida judía en Marruecos . Ciudad de Jersey: Ktav House, Print.

Artesanía judía marroquí

FuenteJewish Website
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorLive Aqua Urban Resort México
Artículo siguienteLuz
El Dr. Mohamed Chtatou es profesor en la Universidad de Mohammed V en Rabat. Actualmente es analista político de los medios de comunicación marroquíes, sauditas y británicos sobre política y cultura en el Medio Oriente y el Islam, y enseña aprendizaje basado en la comunidad y estudios amazigh a estudiantes estadounidenses en Amideast / Marruecos en Rabat. Nació en la aldea amazigh de Ajdir. al norte de Taza, en una prisión colonial francesa en 1952 porque sus padres eran oficiales del Ejército de Liberación que luchaban por la independencia de Marruecos. Se graduó de la Universidad Mohammed V en estudios de inglés con honores en 1976 y luego se fue a Inglaterra donde realizó un Diploma General en 1977 en lingüística teórica en el University College de Londres. En 1980 obtuvo un MPhil de la Escuela de Estudios Orientales y Africanos –SOAS- de la Universidad de Londres en Estudios Amazigh, y en 1982 un doctorado en lengua y antropología amazigh. De 1983 a 1987 trabajó para Peace Corps Morocco como coordinador de idiomas y cultura intercultural y director de proyectos. Se desempeñó varias veces como profesor interportuario en política y cultura de Medio Oriente con el programa Semester at Sea de la Universidad de Pittsburgh. En 1987, se unió a la Organización Islámica para la Educación, la Ciencia y la Cultura –ISESCO- donde trabajó hasta 2013 como especialista del programa y luego como director en la Dirección de Educación (trabajó en alfabetización funcional, empoderamiento de las mujeres, planificación educativa, diseño curricular, formación de docentes, educación de mujeres y niñas rurales, educación especial, educación superior, etc., la Dirección de Cultura (trabajó en el diálogo de culturas, el diálogo interreligioso, las mujeres en el desarrollo, la producción cultural, etc.) y la Dirección de Cultura. Relaciones externas y cooperación (trabajó en cooperación con agencias de la ONU, UNESCO, Alianza de Civilizaciones, OMS, FAO, UNFPA, etc.). Dio una conferencia en educación en la Universidad Mohammed V desde 1984. Ha realizado más de 200 capacitaciones en educación, alfabetización, empoderamiento, cultura y desarrollo en África, Asia, Europa y las Américas. Ha publicado varios libros sobre lengua y cultura y más de 60 artículos en árabe, francés, inglés y español en sus áreas de especialización.