Diario Judío México - En una cafetería nos encontrábamos mi soledad y yo… Hacia algunas horas por teléfono había hablado con un amigo que sostiene una lucha por su vida…

Pensé, que difícil es el final, la enfermedad en sí, el sufrimiento, finalmente la pérdida de la esperanza…

Es una larga cuadra la que media entre mi oficina y la cafetería en donde estaba. En mi caminar mi punto de vista cambió repentinamente; ¿Y las oportunidades de vida me pregunte? Son muchas me respondí; a lo largo de nuestra vida los muchos días se suceden dando paso a una nueva vida.

Oportunidades de cambio, de iniciativa, de renovación, se presentan frecuentemente… Que nuestro actuar fue atinado, que logramos nuestra meta… Que no sucedió así… Viene a mí la filosofía: *El esfuerzo mismo para llegar a las cimas basta para llenar el corazón de un hombre.

Que el final es difícil, doloroso, trato de centrarme… Por algo será así.

*Albert Camus.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorPara Netanyahu, todos los Israelís tienen los mismos derechos, pero ciertos más que otros
Artículo siguienteHacia las profundidades de Venezuela
Industrial y asesor en materia de seguros y fianzas, inicia su actividad periodística hace siete años, principalmente en periódicos y revistas comunitarias judías y en el periódico El Asegurador, en su sección "Vivir seguros".