Diario Judío México - El gobierno de aceptó el viernes un candidato de compromiso como nuevo director del histórico museo judío de , poniendo fin a un largo estancamiento que había suscitado preocupaciones sobre el futuro de la institución popular.

El Museo POLIN de la Historia de los Judíos Polacos ha estado sin director permanente durante casi un año. Es uno de los museos más visitados de y uno de los principales museos judíos del mundo, y muestra los 1.000 años de presencia judía en tierras polacas.

El Ministerio de Cultura dijo en un comunicado que acordó aprobar un mandato de tres años para Zygmunt Stepinski, antes director adjunto y desde febrero pasado, director en funciones.

La decisión pone fin a un enfrentamiento con los otros dos cofundadores del museo, la ciudad de y una asociación histórica judía privada, que habían luchado por mantener a su anterior director, Dariusz Stola. El gobierno, sin embargo, se opuso a Stola porque creían que había sido demasiado abiertamente crítico con sus políticas.

La ciudad de , dirigida por un alcalde liberal, y la asociación judía propusieron a Stepinski como un compromiso después de darse cuenta de que el gobierno no se echaría atrás.

Stepinski “tiene muchos años de experiencia en el campo de la gestión, incluso en el de las instituciones culturales, goza de la confianza del equipo y de los donantes del museo y de las comunidades judías de y del extranjero”, dijeron el alcalde de Rafal Trzaskowski y Piotr Wislicki, jefe de la Asociación del Instituto Histórico Judío, que representa a los donantes privados.

Stola guió al museo desde la inauguración de su exposición permanente en 2014 hasta febrero de 2019, época en la que obtuvo múltiples premios internacionales. Fue muy valorado por los donantes privados del museo.

Aunque Stola ganó un concurso el pasado mes de mayo para un segundo mandato, el Ministro de Cultura Piotr Glinski se negó a volver a nombrarlo. Eso dejó el museo bajo la dirección de Stepinski desde entonces, pero su mandato provisional por ley debe expirar el 22 de febrero, añadiendo urgencia a la búsqueda de una resolución.

Al acercarse la fecha límite, Stola aceptó a principios de esta semana hacerse a un lado. Dijo que actuaba para prevenir cualquier daño a la institución, aunque insistió en que era su derecho legal ser director y dijo que el gobierno tenía “falsos pretextos” contra él.

La creación del museo fue aclamada durante mucho tiempo como una señal de cómo , tras deshacerse del comunismo, trató de abrazar su antiguo pasado multicultural y celebrar su centenaria civilización judía.

El reciente conflicto sobre su liderazgo reflejaba lo mucho que ha cambiado bajo un gobierno populista dispuesto a despreciar las normas democráticas -en este caso su obligación de acatar los resultados del concurso que ganó Stola- y desairar a los socios internacionales.

La mayor preocupación era si el museo podría decidir independientemente sobre su programación bajo un gobierno conservador y nacionalista que ha estado poniendo a los leales al mando de los museos y otros institutos culturales.

FuenteNoticias de Israel
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorLa metáfora del Nesher
Artículo siguienteRusia desplegará nuevos sistemas de defensa aérea en el norte de Kirguistán