Diario Judío México - “Ya hace 25 años, cuando surgió la idea hacer el primer Festival Internacional de Guitarra, teniendo solamente en la sala 95 personas y ahora viendo casi lleno el Teatro de la Ciudad es de verdad muy emocionante”, dijo Martín Madrigal, director y fundador del evento que este sábado culminó su 24 edición.

Tras una semana de actividades entre artísticas y educativas el Festival Internacional de Guitarra de México concluyó con el estreno de dos magnos conciertos el pasado sábado 13 de julio, en una velada que a su vez puso a prueba al público.

La noche dio comienzo con las palabras de Ana Sofía García Camil, titular de la Secretaría de Cultura, y de Madrigal, quienes recalcaron la importancia de este encuentro guitarrístico y agradecieron la presencia y apoyo de todos los involucrados en este festival considerado uno de los mejores 6 del mundo.

El compositor Tomás Barreiro también subió al escenario para compartir algunos detalles sobre su Concierto Dórico para guitarra y orquesta, obra que momentos después estrenó a nivel mundial el concertista Pablo Garibay y la Orquesta Filarmónica del Desierto, dirigida por Natanael Espinoza.

El autor destacó la politempia “esta capacidad de la orquesta de tocar en múltiples pulsos al mismo tiempo, como un tormenta de agua en donde cada gota tiene un lugar diferente pero los invito a escuchar cómo se acomodan todas en ese caos” y el glissando “pareciera que la orquesta se va a desafinar y ellos han trabajado durísimo para desafinarse con cautela y compromiso buscando lo que sería una vibración como cuando un objeto cae en el agua” en su composición.

Esta pieza puso a prueba la capacidad de todos los artistas involucrados, en particular a Espinoza y la OFDC, pues las cualidades antes descritas son expresiones contemporáneas en la música y el repertorio del conjunto suele remitirse a obras de épocas previas, sin embargo lograron llevar a buen puerto el trabajo, acompañados por la guitarra de Garibay.

Ya hace 25 años, cuando surgió la idea hacer el primer Festival Internacional de Guitarra, teniendo solamente en la sala 95 personas y ahora viendo casi lleno el Teatro de la Ciudad es de verdad muy emocionante”.

MARTÍN MADRIGAL, DIRECTOR DEL ENCUENTRO.

Luego de un breve intermedio Samuel Zyman, autor del Concierto Sefarad que en la segunda mitad del evento tuvo su estreno, esta vez nacional, también con la OFDC y ahora con el guitarrista José María Gallardo del Rey, dio a conocer algunos pormenores sobre su obra.

“La pieza se llama Sefarad, significa España en hebreo y se refiere a los judíos que vivían en España antes de ser expulsados en el siglo 15. El tema de esta pieza se refiere a la convivencia de cuando los judíos sefaraditas vivían en armonía con los cristianos y musulmanes”, explicó.

“El primer movimiento habla de la armonía en que vivían, luego vino la expulsión, a eso se refiere el segundo movimiento, un poco más dramático, trágico casi y el tercer movimiento es el retorno, una especie de reconciliación y una manera de resolver lo que había ocurrido”, agregó.

Señaló que el concierto, una propuesta musicalmente más tradicional y familiar al oído del público, fue escrito a sugerencia de Sergio Bross e inspirado en su Suite Sefarad para Guitarra.

“Su suite está inspirada en la música sefaradita que es bellísima y lo que hice yo en este concierto a propuesta suya fue utilizar muchos de sus temas y los incorporé en este concierto para guitarra y orquesta”, añadió.

Al finalizar, Martín Madrigal comentó para VANGUARDIA que “otro de los objetivos que nos marcamos fue hacer públicos para los nuevos repertorios guitarrísticos. No podemos quedarnos viviendo con lo tradicional, la gente tiene que conocer lo que hoy estamos haciendo”.

Un aspecto siempre presente es la oferta educativa del Festival Internacional de Guitarra, que año con año trae a los jóvenes concertistas la oportunidad de mejorar sus habilidad bajo la tutela de los destacados invitados que trae de fuera.

“Siempre nos hemos preocupado por la parte académica”, comentó Madrigal, “desde un principio el objetivo era fortalecer en la parte académica, que vengan todos estos artistas de gran trayectoria y nivel. Es sensacional porque eso es darle paso al profesionalismo”.

Sobre sus impresiones de esta edición concluyó que “es una satisfacción muy importante y sobre todo el tratar de que llegue a un público mayor. Me siento feliz, satisfecho, de haber hecho un trabajo con todo el corazón, siempre”.

FuenteVanguardia
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anterior‘Black Sabbath’ for the Jews of Salonika
Artículo siguienteAcuerdo secreto con Israel rescata a la Autoridad Palestina del colapso económico