Diario Judío México - Su muerte, en un hospital, fue confirmada por su hijo Gedalia, quien aseguró que su padre tuvo un paro cardíaco en mayo y nunca se recuperó.

Velvel Pasternak, importante editor de música judía que grabó, transcribió y conservó melodías singulares que fueron transmitidas por tradición dentro de las sectas jasídicas, murió el martes en Oceanside, Nueva York. Tenía 85 años.

La música en el mundo jasídico es una parte esencial de las festividades, bodas y otras ceremonias. Las canciones generalmente las cantan los hombres, a quienes se les prohíbe escuchar a las mujeres cantar.

Pasternak arregló y dirigió la música para la primera grabación en vinilo de canciones de la secta Modzitzer, cuyas melodías son apreciadas incluso por judíos no observadores.

Además de las oscuras melodías jasídicas, publicó unas 200 colecciones de canciones populares idish e israelíes más conocidas, melodías klezmer enérgicas, melodías sefardíes, clásicos cantoriales, canciones tristes del y otras músicas.

Pasternak, uno de los mayores editores de música judía, trabajaba en el sótano de su casa en Cedarhurst.

«Fue un pionero», reveló Zalmen Mlotek, una autoridad en música yiddish y director artístico del National Yiddish Theatre Folksbiene. “Fue el primero en reconocer que toda esta música, jasídica, cantorial, ladina, klezmer o yiddish, debía estar disponible para que alguien la tocara. Sentía responsabilidad de hacer que las canciones fueran accesibles».

Le gustaba señalar que la música jasídica y otra música judía está sujeta a influencias de la cultura circundante. «Miserlou» fue adaptado como una melodía por los Hasidim de la secta Bratslav, y «Jingle Bells» se convirtió en una composición de Viznitzer.

Trabajar con Hasidim a veces requería flexibilidad e ingenio.

Velvel Pasternak nació el 1 de octubre de 1933 en Toronto, donde sus padres se habían establecido después de emigrar de pequeños pueblos polacos. Era un prodigio musical y aprendió a tocar el piano con un instrumento que su madre le había comprado. A su padre, Chaim Yosef, un sastre, le gustaba cantar canciones de Modzitzer en las comidas del shabat y llevar a Velvel a una pequeña sinagoga de Modzitzer. Su madre fue Chana (Rosengarten) Pasternak.

Sus padres, que eran ortodoxos, querían darle a Velvel una educación más avanzada en Torah y Hebreo, por lo que lo enviaron a Nueva York para que asistiera a la Yeshiva University High School para niños en Washington Heights.

Consideró una carrera en el rabinato y se inscribió en la división universitaria de la Yeshiva University, donde se graduó en 1955. Pero se dio cuenta de que prefería la música. Estudió en Juilliard y obtuvo una maestría en educación musical de Teachers College en la Universidad de Columbia.

FuenteItongadol
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorCrema de zanahoria vegana con chipotle
Artículo siguienteEl consul de Israel en Chicago recibió el premio al Diplomático del Año
Noticias, Reportajes, Cobertura de Eventos por nuestro staff editorial, así como artículos recibidos por la redacción para ser republicados en este medio.