Diario Judío México - Llego el momento de empezar a empacar y trasladarnos a vivir una breve temporada de campamento, pero este campamento tiene una gran particularidad, en el nuestras comodidades como en cualquier hogar se ven anuladas para trasladarnos a un momento de reflexión y a la vez de festividad para llevarnos y entrar al campamento de Sucot.

La festividad de Sucot nos traslada a los momentos donde el pueblo judío tuvo que pasar a vivir dentro de una cabaña cuando este deambulaba en el desierto y cubría sus necesidades básicas.

Sucot es una festividad importante dentro del judaísmo y que entra dentro de las festividades de peregrinaje a la ciudad santa de Jerusalem, Israel.

La festividad de Sucot tiene muchos elementos, entre los cuales está lo que ya habíamos mencionado antes, que es la Suca y a su vez dentro de la festividad se valoran elementos de la naturaleza que son:  el etrog, lulav, ramitas de mirto y ramitas de sauce y esto lo reunimos y formamos un solo grupo y los cuales los llevamos todas las mañanas dentro de los rezos en el que exceptuando el sábado se lleva a cabo la ceremonia de Netilat Lulav o Agitar el Lulav, en la cual se toman los Arbá Miním y se agitan a los cuatro puntos cardinales acompañado por un movimiento hacia arriba y hacia abajo. Esta ceremonia se lleva a cabo durante la recitación del Halel compuesto de salmos y también lo podemos comparar como si fueran parte de un cuerpo humano, en las que están la espina dorsal, corazón, ojos y la boca, en el momento que se juntan son para servir al cuerpo humano o cuando existen varios miembros judíos que van desde el judío religioso, el que está empezando a aprender sobre la Torá, el que no le interesa mucho, pero sin embargo hace el intento, todos somos un equipo y cada uno necesite uno de otro para unirse con la intención de acercarse a Hashem y a su sagrada Torá en esta festividad llena de alegría a través de un mismo techo y por esta razón les queremos desear una fiesta alegre de Sucot.