Barak Fever nació el 27 de agosto de 1981 en Holon, Israel, de padre chileno y madre mexicana. Vivió allí hasta los dos años, luego se trasladó a la Ciudad de , donde comenzó su carrera escribiendo para la revista Tiro de Esquina en 1995. En 1998 comenzó a trabajar con TV Azteca debido a una invitación de David Faitelson.

Comenzó su carrera profesional en TV Azteca en 1998 en el departamento de estadísticas y ha cubierto una amplia variedad de deportivos como la Eurocopa 2004 en Portugal, Eurocopa 2008 en Austria-Suiza, Juegos Olímpicos 2008 en Pekín, Mundial 2006 en Alemania y Copa América 2007 en . Fever estudió comunicaciones en la Universidad Iberoamericana en la Ciudad de .

En 2000, terminó su posición en el departamento de estadísticas y comenzó a trabajar como comentarista y reportero de partidos de fútbol en la Liga mexicana de fútbol, estuvo en España durante 2004 y 2005 cubriendo la realización de futbolistas mexicanos como Rafael Márquez y Maribel Domínguez.

En 2007, su posición en TV Azteca se cambió cuando se unió al departamento creativo, creando dos de los segmentos más famosos del popular programa de televisión "Los Protagonistas""La Contracrónica" y "Valedores de Iztacalco". Su relación profesional con TV Azteca terminó en 2009 después de un problema con el departamento de Deportes (donde todo el departamento fue despedido).​ Fever comenzó a trabajar para la cadena deportiva multinacional ESPN y entró en la lista de locutores de ESPN América América en 2010.

3 COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anterior“No podemos callar”: dos jóvenes judíos firmantes de la carta sobre la “revolución molecular disipada”
Artículo siguienteIsrael: Dos Guerras