| diversión, alegría… y la celebración de la vida

Diario Judío México - En términos de diversión pura, encabeza fácilmente todas las celebraciones judías. Participamos de carnavalescas celebraciones con disfraces, vamos a fiestas e incluso se nos permite el consumo de bebidas alcohólicas (Ad Lo Yada), con cierta indulgencia ajena a otras celebraciones. Desde bebés hasta abuelos, desfilamos con nuestros divertidos disfraces y ahogamos el nombre de nuestro enemigo malvado Hamán con ruidosas expresiones en la sinagoga – por una vez, alentados a hacerlo. Disfrutar de todo lo que conlleva vivir como judíos – nuestra vida familiar, reuniones de sinagogas, comidas tradicionales y demás – es una premisa casi implícita en el judaísmo. La alegría es un atributo clave de otras festividades judías – Pésaj, Shavuot y Sucot (especialmente Sucot), con la expectativa que seamos felices en el abrazo gozoso de la experiencia total de nuestra vida: familia, comunidad y nación.

Entonces, ¿por qué es diferente? ¿Por qué las tres Fiestas de Peregrinación del judaísmo se refieren a la alegría, mientras que apunta hacia la diversión?

Pésaj, Shavuot y Sucot son festividades consagradas en la autoridad de la Torá. Los eventos de ocurrieron mucho más tarde en nuestra historia, en un momento en que nuestra nación había perdido su independencia soberana, conquistada por los babilonios que expulsaron al pueblo judío de su Tierra y destruyeron su vida nacional – bajo la imposición del Imperio Persa. ocurrió durante una era en la que estábamos totalmente a merced de otros; las tres Fiestas de Peregrinación se establecieron antes incluso de que los Hijos de Israel comenzaran su vida como una nación libre en la Tierra Prometida, Eretz Israel. Pésaj, Shavuot y Sucot se instituyeron cuando nuestro Pueblo fue libre, preparándose para conquistar la Tierra de Israel y comenzar, entonces, su vida como Nación. En contraste, marca un tipo de evento muy diferente, cuando la sagacidad de Mordejai y Ester frustró la intención del malvado Hamán y sus odiosos seguidores de asesinar a todo el pueblo judío en las 127 provincias que conformaban el Imperio Persa. Después la derrota de Hamán y de sus secuaces, los judíos permanecieron en su condición de súbditos del Imperio Persa, lo que muestra que  no significó la recuperación de la independencia nacional judía. , únicamente, expresa el tremendo alivio del pueblo judío por su salvación física – por no ser asesinados en un masivo genocidio –lo que celebramos en una fiesta divertida, tratando de olvidar semejante amenaza.

La alegría, por otro lado, es una experiencia total de profunda y plena satisfacción en muchos niveles de significado, simples y complejos. La Torá demanda la alegría de un pueblo libre, independiente y fuerte; una Nación que decide su futuro en sus propias manos, incluso cuando su existencia se vea desafiada, amenazada, en peligro. La diversión, incluso la diversión de , es una condición temporal. Celebramos la desaparición de una amenaza horrible, pero el panorama general no cambió: los judíos aún dependían de la voluntad de los persas. Tenemos permiso de celebrar con alcohol porque la idea de un genocidio total de nuestro propio pueblo es, sencillamente, insoportable. nos distrae de esa terrible imagen para divertirnos al celebrar que somos judíos y que estamos vivos. Pésaj, Shavuot y Sucot son fiestas de peregrinación a Jerusalem, festivales basados en la alegría de nuestra vida como un pueblo libre, independiente y fuerte, lleno de propósito nacional, esperanza, y futuro.

Festejemos Purim con mucha diversión – y que podamos celebrar, día tras día, la experiencia gozosa de la recuperación de nuestra vida nacional y de nuestro ser en nuestro nuevo y viejoEstado de Israel.

Que todos y cada uno de nosotros escuchemos el relato de Ester, Mordejái[1] y su historia redentora, recuperando en ella una parte de la nuestra.

¡Jag Purim Saméaj!

RABINO CARLOS A. TAPIERO
Vice-Director General & Director de Educación
Unión Mundial Macabi


[1] Los héroes de la salvación del pueblo judío.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorAl menos 49 muertos en un atentado contra dos mezquitas en Nueva Zelanda
Artículo siguienteEl mundo judío se solidariza se solidariza con las víctimas de Nueva Zelanda
Noticias, Reportajes, Cobertura de Eventos por nuestro staff editorial, así como artículos recibidos por la redacción para ser republicados en este medio.