Diario Judío México - Martin ZielonkaMartin Zielonka nació en Berlín, Alemania, en 1877. Llegó con sus padres David y Bertha Zielonka a los en 1880 y se instalaron en Cincinnati, Ohio.

Allí, asistió Martín al Hebrew Union College, donde se ordenó que en 1899, graduándose también por la Universidad de Cincinnati. Su primer templo fué el Templo Rodef Sholom en Waco, Texas. Un año más tarde, en 1890, aceptó el cargo de rabino del Templo Monte Sinaí en El Paso Texas, donde se desempeñó hasta su muerte en 1938.

Cuando el rabino Zielonka llegó, El Paso era un pueblo fronterizo sin calles pavimentadas y un montón de delincuentes, tranvías jalados por mulas y tiroteos eran algo común en ellas.

El rabino ayudó a civilizar la región. Hablaba frecuentemente en las reuniones del consejo de la escuela y se unió a los líderes cívicos para abrir un colegio; prestando servicioo además en la Comisión de Planificación Municipal y negoció con Pancho Villa la liberación de un prisionero judío.

Ayudó a formar congregaciones judías en Albuquerque, Alamogordo, Santa Fe, Tucson, Phoenix y Los Ángeles.

En 1900, el rabino Martin Zielonka se casó con Dora Schatzky, a quien conoció mientras servía en Waco, Texas.

Rabbi Martin Zielonka con su esposa, Dora. Foto Cortesía de Hollace Weiner
Rabbi Martin Zielonka con su esposa, Dora. Foto Cortesía de Hollace Weiner

En 1908, el rabino Zielonka dirigió la creación de un Fondo de Ayuda que a la postre evolucionó en la Federación Judía de El Paso. Fue también director de la Asociación Americana del Bienestar por 18 años y sirvió en el Consejo de Gobernadores del Hebrew Union College y en la Mesa Directiva de la Central Conference of American Rabbis.

Comenzó la Logia N0. 3509 El Paso B’nai B’rith Lodge en 1901, de la cual fue miembro activo a partir de 1904. Rabino Zielonka fué también miembro fundador y eventualmente presidente de la Gran Logia de B’nai B’rith # 7.

En 1918 fue tanto el Presidente y Director del plan de El Paso Memorial Park, instituido para crear un monumento a los caídos en la guerra. Rabino Zielonka fue miembro fundador del Club Rotario, y era su presidente al momento de su muerte.

El fin de la Primera Guerra Mundial creó un problema con la inmigración de refugiados judíos a América del Norte. Miles de judíos estaban tratando de venir a los en un momento en el Congreso de hacia cambios a sus leyes para limitar la inmigración (Acta de Cuota, 1921 y Acta Johnson, 1924). Como consecuencia de este cambio en las leyes migratorias estadounidenses, un gran flujo de judíos polacos y rusos llegaron por el Puerto de Veracruz e intentaban entrar a los cruzando el Rio Bravo.

Martin Zielonka establece correspondencia con líderes judíos de Nueva York, urgiéndolos de establecer un fondo de ayuda para los inmigrantes en la Ciudad de , de tal forma que éstos no se sintieran tentados de cruzar ilegalmente a los comprometiendo con ésto la buena percepción que se tenía de los judíos americanos, y evitar darle a los norteamericanos más armas con qué aplicar mayores restricciones a la inmigración.

El Rabino Zielonka, al igual que otros rabinos de las ciudades fronterizas intentaron conseguir ayuda a través de amigos en Washington y B’nai B’rith para dar solución a este problema, como ya habían hecho con el Movimiento de Galveston en años anteriores a la 1era. Guerra Mundial.

Uno de los compromisos de Zielonka era que la ayuda que se prestara al otro lado de la frontera no podía de manera alguna violar las leyes americanas.

Corinne Azen Krause escribió: “El rabino Zielonka, como la vasta mayoría de judíos en los fue un devoto pariota americano. Nunca, jamás – incluso por el mas humanitario de los motivos fue capaz de desobedecer ley alguna. En su lugar, consultó con las autoridades migratorias y líderes de organizaciones judías para encontrar vías que frenaran y revirtieran la inmigración ilegal”.

“Desde el mismo día que Zielonka se enteró que había judíos entrando ilegalmente a los , estableció una campaña para persuadir a los inmigrantes de que respetaran la leyes americanas y regresaran a y a quienes esperaban una oportunidad para cruzar la frontera les decía: Quédense en ”.

Acompañado de altos representantes de B’nai B’rith, el rabino Zielonka se traslada a para ayudar a la creación de numerosas comunidades judías, trabajando incansablemente para proporcionar a los inmigrantes casa y trabajo.

Gracias a esos esfuerzos 8,164 judíos lograron inmigrar en en los años 20. B’nai B’rith abrió una oficina en en 1924 que funcionó por una década como oficina de asistencia social, clínica, escuela de idiomas y caja popular, bajo la dirección de John L. Weinberger.

Hollance Ava Weiner escribe en su libro Jewish Stars in Texas, lo siguiente:

“Los mas de ocho mil judíos que llegaron a entre 1921 y 1930 con al ayuda de Martin Zielonka, constituyen los cimientos de la comunidad judía en ”… cimientos que se verían fortalecidos con la llegada de judíos de otras latitudes, gracias a la de “puertas abiertas” del Presidente Plutarco Elías Calles a quienes muchos consideran que fue su gobierno quien dió el impulso más importante a la inmigración judía.