Un programa sobre la identidad, historia, cultura judía y sucesos de actualidad de México y el mundo

En este episodio:

Participa en el programa. Suscríbete aquí

¿Estás de acuerdo con lo que se expuso? ¿Tienes dudas? ¿Quieres expresar tu desacuerdo?

Deja tus comentarios aquí.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorSé parte del curso “Holocausto: De la idea al genocidio”
Artículo siguienteFuncionario iraní Hassan Rahimpur-Azghadi: Hitler tuvo orígenes judíos; Israel secuestra a chicos musulmanes, les sustrae sus órganos y abusan sexualmente de ellos en sus bases militares
Maia Ajzen (nacida Wajsfeld), una mujer de origen polaco de familia judía, nacida en París en 1931, por cuestiones políticas llega a México en 1936. Lererke, amante y promotora del idioma Yiddish, pilar de la educación judía en México. Maia se siente satisfecha de su vida y de lo que tiene, se siente una persona feliz, tuvo la suerte de crecer en una familia donde la educación y la lucha por los derechos humanos eran sumamente importantes y no toda la gente tiene esas circunstancias, por lo que se siente muy afortunada, tuvo unos padres magníficos, a los que admira. Tiene tres hijos, 7 nietos y 8 bisnietos, y afirma -me tocó una buena vida, hubo altibajos, pero en general ha sido muy buena. Lo invitamos a escuchar las pláticas en línea que ha tenido nuestra querida lererke Maia Ajzen, donde nos comparte su vida, sabiduría y su pasión por la cultura Yiddish, oprima aquí.