El Sr. Max Wolfowitz Warman, (abuelo del Sr. Alain Rosenberg, fundador de DIAMANTEX®), en sociedad con su hermano Arturo, establecen un taller de joyería y de tallado de diamantes, el primero en el país, en la Calle del Eliseo en la Cd. de , durante la primera década del Siglo pasado, en pleno Porfiriato.

Max Wolfowitz retorno a Europa en 1917; en 1941 regresó y estableció un negocio de piedras preciosas y joyería, en Isabel la Católica 30, Altos. Unos años después de su fallecimiento, en 1948, su hijo Ignacio (Nacho) lo cerró, y paso a colaborar con esta empresa.

DIAMANTEX® fue fundada el 1º de Agosto de 1956, por los señores Alain y Felipe Rosenberg Wolfowitz, originalmente como taller de montado y tallado de diamantes, su oficio, respectivamente. En 1960 ya se vendían brillantes, paladio, platino e investimento. A fines de la década se había incorporado la línea de Galvanostegia y se completó la de Metales Preciosos con oro y plata. A fines de los 70 se suman la línea de Cera Perdida, laminadores, diamantadoras y otras máquinas.

En 1978, se empiezan a impartir los afamados SEMINARIOS DIAMANTEX®. Hoy DIAMANTEX® es una empresa moderna, con tres tiendas: , D. F., Taxco, Gro. (1986) y Guadalajara, Jal. (1988). Preside el Consejo de Administración el Sr. Alain Rosenberg W. Que también funge como Director General, siendo el arquitecto David Duhne Backhauss su Director Técnico.

Dedicada a servir exclusivamente al ramo joyero, con artículos selectos de y otros países como Alemania, Estados Unidos, Francia, India, Italia, , Japón, Suiza y Taiwán, se ha especializado en los procesos de la cera perdida, pulido manual y a granel y galvanostegia. DIAMANTEX® es un factor primordial en el desarrollo de la joyería en y de la capacidad de exportar de la que esta industria goza ahora.


SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.