Diario Judío México - A principios de los 70s, cuando Shifra Goldman propuso una disertación doctoral sobre arte moderno mexicano, sus profesores en UCLA mostraron un gesto de desaprobación. Comparado con el arte europeo, el arte latinoamericano era, desde su punto de vista, imitativo, demasiado político y poco digno de brindársele un estudio escolar serio.

Pero Goldman, una pequeña pero determinada activista en pro de los derechos civiles y en contra de las guerra de Vietnam que regresó a estudiar a mitad de sus treinta se rehusó a considerar otro tema. Describiéndose años mas tarde como una persona “… que nació marginada, que vivió marginada y que siempre simpatizó con los marginados”, esperó por varios años a que le llegara su momento de que un profesor con la mente mas abierta quisiera supervisar su investigación.

No solo publicó su disertación como un libro, “Contemporary Mexican Painting in a Time of Change” (1981), sino que ésta se convirtió en la semilla para elevar los estudios sobre Hostoria del Arte Latinoamericano y Chicano como legítimos campos de estudio.

Refiriéndose a si misma como una activista hitoriadora del arte, Goldman fue una defensora del muralista mexicano David Alfaro Siqueiros y persistió por décadas para preservar su último trabajo en los Estados Unidos, el mural América Tropical de la popular calle Olvera. El Instituto Getty de Conservación está colaborando con la ciudad de Los Angeles para rescatar este raro mural.

“No hubo otra como Shifra”, dijo la artista y profesora de Cal State en Northridge Yreina D. Cervantes. “Era una estudiosa y abogada del arte chicano desde mucho antes que este fuera reconocido como tal y… lo situó en el mas amplio contexto del arte mundial. Su compromiso fue siempre constante e inamovible”.

Goldman “fue una intelectual pionera con fuertes convicciones sociales”, dijo Chon Noriega, director del Centro de Investigación y Estudios Chicanos de UCLA donde Goldman fue investigadora a mediados de los 90. Noriega describe uno de sus libros –”Arte Chicano”- que escribiera en co-autoría con Tomás Ybarra-Frausto en 1985, como “la Biblia de la Historia del Arte Chicano”.

“Realmente tenemos que reescribir la historia del arte moderno”, dijo Goldman a The Times en 1992. “Esa es la tarea que nos hemos dado muchos de nosotros. Tenemos que insertar el arte moderno de Asia, Africa y América Latina”.

Nacida como Shifra Meyerowitz el 18 de Julio de 1926, creció en Nueva York influenciada por las ideas políticas de izquierda de sus padres, inmigrantes judíos de Rusia y Plonia. Asistió a la Escuela Preparatoria de Arte y Música antes de mudarse a Los Angeles en los 40s.

Como estudiante de artes en UCLA, se unió a un boicot estudiantil en contra de los peluqueros de Westwood, que se rehusaban a cortar el pelo a los afroamericanos veteranos de la Segunda Guerra Mundial, que asistían a UCLA de acuerdo a la Ley GI (Servicemen’s Readjustment Act). Abandonó UCLA antes de graduarse y se enroló de lleno en el naciente movimiento por los derechos civiles de los -americanos lidereado por el activista Bert Corona. Aprendió español y se casó en 1952 con John Garcia.

El matrimonio terminó a los pocos años y un segundo matrimonio también finalizó en divorcio.

Durante los 50s, Goldman trabajó en una fábrica ensamblando estufas y refrigeradores; mas tarde fue auxiliar contable. Se mantuvo activa contra las causas radicales lo que en 1959 la condujo a ser llamada a declarar ante un panel del Comité de Actividades Antiamericanas. Ella se negó a responder cualquier pregunta.

Insatisfecha con su vida, regresó a UCLA a completar su licenciatura en arte en 1963. Obtuvo una maestría de Cal State en Los Angeles en 1966 y un doctorado de UCLA en 1977, ambos en Historia del Arte.

Enseñó en un sinnúmero de colegios en el sur de California hasta 1992, año en que decide retirarse de la docencia de tiempo completo.

En 2008 donó su meticulosamente organizada colección de artículos, correspondencia, libros, catálogos de museos, anuncios de galerías y diapositivas de arte –muchas de llas mostrando trabajos que ya han desaparecido- al Archivo Etnico y Multicultural de California en la Universidad de California en Santa Bárbara.

El archivo incluye material acerca de América Tropical de Siqueiros, que se encuentra bastante deteriorado y cuya restauración comenzó en Septiembre de 2010 gracias a los esfuerzos de Shifra, después de décadas de negligencia. Después de su culminación en 1932, los comerciantes de la Calle Olvera pintaron encima de él por su desacuerdo con la controvertida imagen de un indio mexicano crucificado en una cruz doble bajo de un águila americana. Un azteca y un revolucionario mexicano apuntan sus rifles al águila.

Shifra Goldman falleció el pasado 11 de Septiembre de 2011 en Los Angeles California a la edad de 85 años. Padecía la enfermedad de Alzheimer. Le sobrevive su hijo Eric Garcia y un nieto.

Fuente:Los Angeles Times

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorChina negocia tratado de libre comercio con Israel
Artículo siguiente¡Brindo!