Diario Judío México - “Primero que nada quiero agradecer a por haberme permitido realizar mi servicio social, es increíble la cantidad de cosas que esta organización hace por servir y ayudar a los demás. El haber ido a las escuelas a repartir mochilas y dulces con los niños fue algo que muy pocas veces es visto, ver la cara de los niños al estar felices por recibir una mochila es algo incomparable con cualquier otro sentimiento.

Dentro de todas las actividades que se realizaron aprendí muchas cosas pero sobre todo a ver el valor de la vida y a estar agradecida con lo que tengo.

Quiero agradecerles a todas las personas que hicieron posible el poder haber realizado mi servicio social, aunque no formo parte de la Comunidad Judía, aprendí muchas cosas de todas y cada una, me llevo una gran experiencia que sin duda jamás olvidaré.

Muchas gracias por haberme permitido realizar todas las actividades y estar con ustedes en cada momento, me llevo grandes recuerdos, experiencias y aprendizajes que sin pensarlo dos veces volvería a realizar”.

Pamela Cobos.
Universidad Anáhuac

“Gracias a pude realizar mi servicio social en donde pude asistir a distintas escuelas para poder ayudar a gente que lo necesita. El entregar mochilas y ver la cara de los niños de alegría te llena mucho, es un sentimiento que sin duda en ningún otro lugar lo consigues. Asistir a Proyecto Tam, la entrega de pet, la kermés y muchas más actividades me llenaron de mucha satisfacción y alegría al saber que estaba haciendo un bien y apoyando a gente que lo necesita.

Gracias a por dejarme ser parte de esta gran organización, sin duda me llevo grandes experiencias y aprendizajes. De ésta, aprendí que el que no vive para servir, no sirve para vivir; aprendí a siempre dar lo mejor de mí y a poder ayudar a personas que realmente lo necesitan. Gracias por todo el apoyo que me brindaron y por haberme permitido ser parte de este servicio social dentro de la Organización ”.

Nathalie Sarfati.
Universidad Anáhuac