Diario Judío México - La actriz israelí , que interpreta a , apoya a una famosa presentadora que criticó el mensaje electoral de Netanyahu

A un mes de los comicios en , y el llamado Bibi King de la protagonizan una inesperada polémica. Sobre todo mediática, dado que la actriz que interpreta a la Mujer Maravilla, , y el primer ministro, Benjamín Netanyahu, son quizá los israelíes más conocidos en la actualidad con millones de seguidores en las redes sociales.

Si no fuera suficiente con un nuevo bloque centrista formado por tres ex jefes del ejército y un carismático ex presentador de televisión y la amenaza real de un juicio por corrupción en el 2020, Netanyahu se encuentra ahora ante inesperados rivales conocidos en por su fama, talento y belleza.

Vayamos al relato cronológico. En una entrevista al Canal 13, la ministra y allegada a Netanyahu, Miri Regev siguió la línea electoral de su partido (Lilkud) avisando que el nuevo partido centrista liderado por Benny Gantz y Yair Lapid es de izquierdas y que sólo podría tener mayoría de votos en la Knésset para formar Gobierno si pacta con los partidos árabes. No lo dijo como información, sino como crítica. La popular presentadora de televisión y actriz israelí, Rotem Sela, se indignó y preguntó en su cuenta en Instagram: “¿Cuál es el problema con los árabes? También hay ciudadanos árabes en este país. ¿Cuándo demonios alguien en el Gobierno transmitirá al público que es de todos sus ciudadanos y que todas las personas nacieron iguales?”.

Pero cuando la polémica parecía que se iba quedar en las aguas de las redes sociales y como máximo como un capítulo más en las habituales polémicas de Regev, Netanyahu intervino para convertirlo en asunto político y electoral. Primero en Facebook y después al inicio de la reunión semanal del Gobierno, el líder conservador envió un mensaje a Rotem pensando básicamente en las urnas del 9 de abril.

“Quiero aclarar un punto que al parecer no ha quedado claro a algunas figuras públicas israelíes, un poco confundidas. es el Estado judío y democrático. Esto significa que es el Estado-nacional del pueblo judío y solamente suyo. Por supuesto respeta los derechos individuales de todos sus ciudadanos, judíos y no judíos por igual, pero es un Estado-Nación y no de todos sus ciudadanos sino solamente del pueblo judío”, dijo Netanyahu destacando que su Gobierno es el que más ha dedicado presupuestos al sector árabe israelí.

Sela no quiso poner en duda que Israel es el hogar nacional creado por los judíos con la declaración de independencia en 1948, sino denunciar que desde el partido gobernante conservador se difunde un ambiente de división y miedo y se transmite el mensaje que es ilegítimo pactar con los partidos que representan el 20% de la población. Su comentario en la cuenta de Instagram (834.000 seguidores) cosechó muchas reacciones favorables pero también no pocas críticas. Sela prometió no callarse y escribió: “Una generación entera de niños creció en nuestro país sin esperanzas para la paz y esto es algo que triste y deprimente”.

Apoyo a su amiga ante el Likud

Inmersa en una enorme tormenta, la rubia estrella israelí vio cómo su buena amiga, la Mujer Maravilla acudía a su rescate desde el lejano Hollywood. Con casi 30 millones de seguidores en Instagram, Gadot escribió con el comentario de Sela de fondo: “Ama a tu prójimo y a ti mismo. No es una cuestión de derecha o izquierda, judío o árabe, secular o religioso. Se trata de diálogo y de hablar de paz, igualdad y de nuestra tolerancia uno con otro. La responsabilidad de sembrar esperanza y luz para un futuro mejor a nuestros niños es nuestra. Rotem, hermana, eres una inspiración para todos nosotros”. No fue la única, ya que varias celebs israelíes mostraron su apoyo a Sela. Su mensaje se convirtió en el asunto del día en la agresiva lucha electoral.

Aunque Netanyahu tiene menos seguidores que Gadot y Sela en Instagram (556.000), en Facebook le siguen 2.360.000 y en Twitter más de un millón y medio. Sus textos y vídeos en las redes sociales alcanzan una audiencia mayor que los informativos de las cadenas de televisión israelíes. A pocas semanas de la dramática cita electoral, Netanyahu se muestra superactivo en las redes para enfrentarse al duro rival centrista Azul y Blanco, denunciar lo que define como “campaña de los medios a favor de la izquierda” y defenderse de las acusaciones de soborno, abuso de confianza y fraude en tres casos de caros regalos y medios de comunicación.

Más allá de querer enviar un mensaje a favor de convivencia, el texto de Gadot es interpretado sólo como un apoyo a su gran amiga rubia de Tel Aviv. Si de algo intenta huir la actriz israelí número 1 en el mundo es de . Ya sea por su carácter o por su puesto en la industria cinematográfica, Gadot se aleja de cualquier polémica. Ahora y aunque sea sólo de forma puntual, la Mujer Maravilla se ha visto arrastrada por los tensos torbellinos de la crispada y polarizada campaña electoral israelí.