El primer ministro, Naftalí Bennett, y el ministro de Exteriores, Yair Lapid, no recibirán al emisario estadounidense para Irán, Robert Malley, cuando arribe hoy a Israel.

Se trata de un gesto simbólico que expresa la profunda diferencia de opinión con la Administración Biden con respecto a su insistencia de alcanzar un acuerdo con Teherán a cualquier precio.

Malley, que encabeza la posición conciliatoria en la Administración Biden hacia el régimen de los ayatollahs, ha dicho recientemente que “la ventana de la diplomacia nunca estará cerrada”.

Malley ha emprendido una gira por Israel y los países del Golfo Pérsico para coordinar posiciones con los aliados de Estados Unidos de cara a la reanudación de las conversaciones en Viena para reactivar el acuerdo nuclear con Irán.

El Departamento de Estado norteamericano anunció que la gira de Malley se extenderá hasta el próximo 20 de noviembre e incluirá visitas a Emiratos Árabes Unidos, Israel, Arabia Saudita y Bahréin.

«Coordinará nuestros enfoques (con los de esos aliados) sobre un amplio abanico de preocupaciones relativas a Irán, incluidas sus actividades desestabilizadoras en la región», señaló el Departamento de Estado en un comunicado.

También hablarán de «la próxima séptima ronda de conversaciones» que comenzará el 29 de noviembre en Viena «sobre el regreso mutuo al cumplimiento con el JCPOA (siglas en inglés del acuerdo nuclear)», agrega el texto.

En Israel existe la grave preocupación de que EE. UU. y otros países occidentales traten de alcanzar un acuerdo parcial con Irán que sea incluso más limitado que el pacto nuclear original de 2015, que fue criticado duramente por el gobierno anterior del entonces primer ministro Benjamín Netanyahu.

De acuerdo con el diario Israel Hayom, uno de los escenarios que se bajaran en estos días es que la Administración Biden se contentará con un acuerdo que incluya solamente dos de sus elementos, esto es: la eliminación de las sanciones por parte de la comunidad internacional a cambio de que Irán deje de enriquecer uranio.

Este tipo de propuesta implicará, entre otras cosas, que no se desmantelará la infraestructura avanzada de enriquecimiento de uranio, no se eliminarán los 25 kilogramos de uranio que Teherán ya ha enriquecido, ni se tratará el programa nuclear iraní y su agresión regional. Este tipo de acuerdo tampoco cumplirá con la promesa inicial del gobierno norteamericano de alcanzar “un acuerdo más fuerte y duradero” con Teherán.

Los mensajes transmitidos por Washington a Jerusalén en los últimos días de que “ante todo, debe detenerse la carrera de enriquecimiento [de uranio] de los iraníes” fundamenta la evaluación de que Occidente está impulsando un acuerdo limitado con la República Islámica.

Paralelamente, esta semana, el negociador jefe nuclear iraní, Ali Bagheri Kani, mantendrá una gira por varios países europeos, como Francia, Alemania, Reino Unido y probablemente España, que no forma parte del pacto.

El acuerdo nuclear firmado en 2015 entre Irán y seis grandes potencias (EE. UU., Rusia, China, Francia, el Reino Unido y Alemania) limitaba el programa atómico iraní a cambio del levantamiento de las sanciones internacionales.

Estados Unidos se retiró del pacto en 2018, bajo el mandato de Donald Trump (2017-2021), y volvió a imponer sanciones a Irán, que como respuesta comenzó en 2019 a producir más uranio y de más pureza de lo permitido.

Este año, Irán alcanzó un nivel del 20 % de pureza en el enriquecimiento de su uranio, todavía lejano, no obstante, del 90 % necesario para desarrollar una bomba atómica.

Tras la llegada al poder de Biden, comenzaron unas negociaciones entre Irán y las seis grandes potencias, entre ellas Estados Unidos de forma indirecta, para lograr el regreso de Washington al pacto y el cumplimiento por parte de Irán de todas sus obligaciones que está violando.

Pero esos contactos se paralizaron en junio, antes de las elecciones generales iraníes, y el nuevo Gobierno del ultraconservador presidente, Ebrahim Raisí, solo aceptó reanudarlos a principios de este mes. Aurora y EFE

FuenteConsulado de Israel

1 COMENTARIO

  1. sigue la misma politica “pro islamica” como en la anterior gestion donde era vicepresidente de “osama” perdon obama, vamos mal

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorConcierto de cantante pacifista israelí deja en evidencia el antisemitismo del BDS que boicotea a Israel
Artículo siguienteDescanse en paz Sra. Ruth Yalovitz de Jinich Z”L