Diario Judío México - Tras conocerse en Estados Unidos el informe de un fiscal argentino, el Departamento de Estado decidió volver a revisar su propia evaluación sobre la creciente infraestructura de Irán en América Latina con el objetivo de dar apoyo a sus actividades terroristas.

“Por primera vez en la historia judicial argentina y del mundo, se reunió información y evidencia que demuestran medidas adoptadas por el régimen terrorista, de la República Islámica de Irán, para infiltrarse, durante décadas, en grandes regiones de América Latina, a través del establecimiento de estaciones clandestinas de inteligencia y agentes operativos utilizados para ejecutar ataques terroristas cuando el régimen iraní así lo requiera, tanto en forma directa o a través de su representante, la organización terrorista Hezbolá”, había escrito anteriormente el fiscal, Alberto Nisman, en su informe de 500 fojas sobre la estrategia de Irán en América Latina.

Nisman fue el primer fiscal designado al caso del atentado a la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) en 1994, y quien sostiene que fue llevado a cabo por Hezbollah, con el apoyo del gobierno iraní. La participación iraní en América Latina se extiende a otros lugares, como un intento en 2010 de atacar el aeropuerto JFK en Nueva York, pero que fue frustrado por la aplicación de la ley de Estados Unidos, de acuerdo a su informe.

En enero, Argentina e Irán firmaron un memorando de entendimiento para establecer una “comisión de la verdad” a fin de investigar el atentado a la AMIA, una movida vista por el gobierno y los legisladores de EE.UU. como poco probable de llegar a fondo del atentado que mató a 85 e hirió a más de 300.

Los senadores Kirstin Gillibrand (D-NY) y Mark Kirk (R-IL) escribieron el 19 de julio una carta al secretario de Estado John Kerry, diciendo que la comisión de la Verdad “no hace más que encubrir los crímenes de Teherán”. Los senadores también criticaron la decisión del gobierno argentino de no permitir a Nisman viajar a Washington para testificar ante un comité del Congreso.

El Departamento de Estado emitió su propio informe sobre la actividad iraní en el Hemisferio Occidental en mayo, un informe que fue ordenado por el Congreso, pero criticado como mal escrito y que parecía restarle importancia al papel de Irán en la región por los legisladores y expertos.

“Había una expectativa razonable de que el Departamento de Estado elaborara un informe exhaustivo y reflexivo en respuesta a las preocupaciones legítimas de que Irán y sus aliados mantienen influencia en todo el hemisferio”, dijo el congresista Matt Salmon (R., Arizona), presidente de la Casa Asuntos Exteriores para el Hemisferio Occidental. “Desafortunadamente, el Departamento de Estado envió un informe desdeñoso que carecía de la profundidad y la seriedad que este tema tan importante a la seguridad nacional garantiza.”

“Las personas que escribieron este informe no consultaron a quienes tienen la información”, declaró Matthew Levitt, del Instituto Washington para Estudios del Cercano Oriente. “Esas personas, tanto del Departamento (de Estado), y de otros lugares, estaban bastante molestos porque no se les consultó en forma adecuada.”

En una carta del 1 de agosto enviada a Kirk, el Departamento de Estado dijo que a la luz del informe de Nisman, se “está ahora reevaluando la información de su informe altamente criticado”.

“El informe de Nisman se hizo público una vez completo nuestro informe, por lo que se le pidió a la comunidad de inteligencia que evalúen la información del informe, con carácter prioritario”, dijo la carta. “Además la Embajada de Buenos Aires se contactó con el Sr. Nisman – un contacto regular – para que podamos entender en forma completa sus puntos y tener la información lo más actualizada posible, de acuerdo a lo que él pueda compartir con nosotros.”

Los legisladores cercanos al tema le dieron la bienvenida a la última iniciativa del Departamento de Estado, pero se comprometieron a supervisar el manejo de la administración de la conexión del terrorismo iraní-estadounidense-latinoamericana en el futuro.

“Me anima el hecho de que Secretario Kerry esté tomando este tema como prioritario, y espero trabajar con él para poner en práctica una estrategia multilateral y global para contrarrestar la influencia iraní en el Hemisferio Occidental”, dijo Kirk a The Daily Beast.