El ministro de Defensa de afirmó que el 90 por ciento de los 40,000 manifestantes palestinos que participaron el viernes fueron activistas de Hamás y familiares.

El ministro de Defensa de , , advirtió el domingo que actuará con una mano mucho más fuerte si los palestinos en la Franja de reanudan las violentas protestas del viernes en la frontera con Israel, durante las cuales 15 palestinos fueron asesinados.

Liberaman aseguró que de alrededor de 40,000 manifestantes palestinos, el 90 por ciento eran funcionarios y activistas pagados por el grupo terrorista Hamás, que gobierna el enclave, junto con sus familias.

El ministro prometió que no habría una investigación internacional sobre los enfrentamientos, a pesar de las demandas en ese sentido por parte de la comunidad internacional.

Además, arremetió contra el nuevo jefe del Partido Meretz de izquierda por sumarse a las llamadas para una investigación, acusando a su partido de representar intereses palestinos, en lugar de israelíes.

Durante la llamada Marcha del Retorno del viernes, los alborotadores arrojaron piedras y bombas incendiarias a las tropas israelíes al otro lado de la valla, quemaron neumáticos y trozos de madera, buscaron abrir una brecha y dañar la cerca de seguridad. Lograron, efectivamente, abrir fuego contra los soldados israelíes.