Diario Judío México - Benjamín Yeshurun Sutchi, uno de los israelíes ejecutado este miércoles en Plaza Artz, vino a , tejió una red criminal durante su estancia en —entre 2001 y 2005— con el narcotráfico, el secuestro y la operación de casinos, revelan indagatorias de la Fiscalía General de la República.

Sutchi, buscado por la Interpol en ese periodo, fue detenido en junio del 2005 y deportado a su país, donde era requerido por homicidio, narcotráfico y robo

Una línea de investigación de la FGR es que Sutchi regresó a para continuar con la operación de casinos.

Fuentes de la FGR afirmaron a REFORMA que la incursión del israelí en casas de juegos levantó rencillas en los grupos criminales durante su primer paso por .

De acuerdo con los expedientes de la FGR, Sutchi se relacionó con integrantes del Cártel de Los Beltrán Leyva, en específico con Édgar Valdés Villarreal.

Incluso en un cateo, la SEIDO halló una foto de Sutchi con “La Barbie”.

En la ciudad de , Sutchi fue vinculado a la distribución de cocaína en antros de moda, incluso de Polanco.

La comunidad judía en recordó este jueves que Sutchi fue detenido en en la década de los noventas, procesado y condenado a 17 años por el intento de asesinato de un hijo del delincuente israelí Ezequiel Aslan.

“Gracias a la ayuda de un policía corrupto, Sutji logró escapar de prisión en el año 2001 junto con Akrishevsky, detenido esta semana en México”, indicó el reporte judío.

Fuentes policiales federales conocedoras del caso informaron que Sutchi habría regresado a México para cobrar por encargo una deuda de droga a unos narcotraficantes colombianos.

Hace unos meses, antes de salir de la cárcel, un compañero de prisión que no ha sido identificado, le pidió que viajara a México y buscara a los colombianos.

Sutchi no sólo pretendía el cobro de ese adeudo, también tenía planes de establecerse en México y traer a su familia en agosto, dijeron las fuentes consultadas.

En México conoció a otro israelí, Alon Azulay, quien se convirtió en su chofer y ayudante.

Ambos fueron ejecutados estes jueves en el restaurante Hanun, en Plaza Artz.

El diario israelí Maariv publicó ayer que una de las organizaciones criminales de ese país, la que encabezan los hermanos Yossi y Shi Mosley, habían encomendado liquidar a Sutchi.

El clan Mosley, según la publicación, es una de los grupos más fuertes activos en la región de Gush Dan, que controlan las apuestas en Bucarest.

Fuentes de la Secretaría de Gobernación confirmaron ayer que no existían alertas migratorias contra los ejecutados.

Alon Azulay tenía tarjeta de residente temporal con número 11849170. El 12 de febrero tramitó la tercera renovación de la misma, y la obtuvo con fecha de vencimiento el 9 de marzo de 2022.

FuenteZócalo
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorTestimonio de 3,000 años: Descubren restos de la época del Tabernáculo en Shiló
Artículo siguienteEntrevista con Gabriel Regino, exsecretario de Seguridad Pública, sobre Ben Sutchi y su detención en 2005
Noticias, Reportajes, Cobertura de Eventos por nuestro staff editorial, así como artículos recibidos por la redacción para ser republicados en este medio.