Mediante un comunicado oficial, Naftali Bennett expresó su beneplácito hacia el gobierno de Australia. Lo hizo luego de que su par australiano Scott Morrison le brinde su apoyo en la lucha contra el grupo terrorista Hezbollah.

«Agradezco al gobierno australiano y a mi amigo, el primer ministro australiano Scott Morrison, la intención de declarar a organización terrorista. es una organización terrorista respaldada por Irán en el Líbano, responsable de innumerables ataques en Israel y en todo el mundo. Juntos, seguiremos en nuestra lucha contra el terror».

Previo a este apoyo oficial, el primer ministro israelí le había pedido expresamente su respaldo en un encuentro bilateral. Este se dio en Glasgow, Escocia, en la Conferencia de la ONU sobre el cambio climático.

Al respecto, el gobierno de Israel sacó un comunicado formal: “Estoy encantado de conocerlo. Le vemos personalmente como un amigo y un partidario y, por supuesto, vemos a como un gran amigo. Estoy deseando fortalecer nuestras relaciones y, como usted ha dicho, hay una comunidad judía vibrante y muy viva en Melbourne y Sídney”.

En el mismo sentido del tema, ambos políticos dialogaron acerca de otra amenaza latente: la nuclear iraní. Bennett le insistió a Morrison que logra una condena enérgica contra el país árabe en la reunión de la Junta de Gobernadores de la OIEA.

FuenteAURORA

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorEntre Tel-Aviv y Barcelona, un puente
Artículo siguiente“Huella Indeleble”, un libro que no te dejará indiferente