El jefe del Departamento de Emprendimientos Sionistas de la Organización Sionista Mundial (), Silvio Joskowicz, mantuvo una entrevista con ItonGadol para reflexionar sobre el futuro de las comunidades judías post-pandemia y destacó que en “la gran mayoría de las grandes comunidades judías, los judíos se consideran como tales por su cuestión cultural, no por una cuestión religiosa”.

El Departamento de Emprendimientos Sionistas de la se encuentra organizando un Encuentro Internacional de Educación judeo-sionista y Liderazgo” que se llevará a cabo del 24 al 27 de mayo en Cancún, México, con el objetivo de construir y establecer vínculos y puentes de comunicación para la cooperación entre la dirigencia educativa del Continente, conformando un grupo de consulta y apoyo.

Allí, participarán más de 130 presidentes y directores ejecutivos de las comunidad de toda América Latina.

–El tema educativo cruza todas las actividades que salen a través de su departamento. ¿Esto es correcto?
–Es una lectura de mi posición anterior, en la que yo era el titular del departamento de Educación dentro de la OSM. De todas formas, yo creo que la educación es el eje principal para poder tener una comunidad judía sionista fuerte.

–¿Qué significa ocupar el rol que tiene y ver el mapa judío latinoamericano?
–Hoy en día creo que las comunidades judías en toda Latinoamérica van a cambiar. Me da la sensación que la pandemia y la tecnología de avanzada que llegó y lo hizo para quedarse, va a borrar en cierta forma los límites de las comunidades judías. Geográficamente no se va a poder definir una comunidad judía. Actualmente se puede escuchar a un rabino de Costa Rica o a un disertante de Canadá o es posible estar presente en algo que está pasando en Israel, y esas cosas antes no sucedían, uno participaba solamente de algo muy local. Y creo que las comunidades judías ahora se van a transformar en comunidades por temas. Es decir, todos aquellos que quieren a la literatura y todos aquellos que quieren los bailes judíos o les gusta la parte de la comida judía. Los temas van a ser diversos y así se van a conectar los judíos de todo el mundo.

–Es la primera vez que escucho algo así y me parece algo osado. Está hablando de una globalización.
–Dentro de las comunidades judías, depende en qué país, pero en la gran mayoría de las grandes comunidades judías, se ven judíos que no están afiliados. Judíos que se consideran judíos pero pasa por su cuestión cultural, no por una cuestión religiosa. Esa gente que se siente judía son personas que no necesitan un minian para llevar adelante su .

–¿Pero no es demasiada polarización? Imagino que en el medio habrá otras cuestiones que no son estrictamente religiosas y que esto apuntará a los judíos que no activan en ninguna institución. ¿Esto es correcto?
–Sí, es correcto. Creo que si queremos tomar un desafío que se presenta hoy en día en las comunidades judías, es tratar de llegar a aquellos no afiliados que en realidad buscan su conexión al por una cuestión cultural, por una cuestión de vivencias, aquellos que se sienten judíos pero quieren buscar otra respuesta. Por supuesto que aquellos que van a rezar me parecen de suma importancia y no le resto valor a esos judíos que ven en las actividades deportivas, dentro de las sinagogas, dentro de las instituciones sociales y culturales, pero hay muchísima gente más que no se acerca a eso, que quiere seguir siendo judío pero no le estamos dando respuesta a su judaísmo, a esas inquietudes.

–¿Hay datos por parte de la que sustenten que este sea el camino correcto o se trata de un olfato personal de usted?
–No es un olfato personal, quizás con respecto a Latinoamérica si sea más o menos un olfato personal, pero en Estados Unidos sacaron en 2021 el estudio de Pew, que hicieron una encuesta a una cantidad muy grande de judíos y que le preguntaban precisamente eso, qué era lo que los acercaba al judaísmo. En los jóvenes hasta 30 años, un porcentaje muy alto se consideraba judíos sin religión. Y cuando les consultaban qué era lo que los hacía judíos entonces, respondían que para ellos festejar Pésaj con sus amigos no judíos, era judaísmo, que para ellos leer literatura judía era judaísmo, que para ellos ver películas que están relacionadas con el o con Israel, era judaísmo. Es decir que las personas decían que las comunidades no las tocaban tanto, y si lo hacían era quizás dentro de un edificio. Y yo creo que hay que romper con esa concepción. Hay un nuevo paradigma de traer a la gente y no traer a la gente al edificio donde hay judaísmo. Ese es el objetivo.

–¿Conoce el llamado «Rosh Hashaná Urbano» que se realiza en las calles de Buenos Aires?
–Sí, lo conozco y eso es lo que queremos lograr, llegar a gente que está comprometida con la humanidad, que quiera aportar y estar presente. Pero es gente que si no le das nada a cambio que a ellos le interesa, no van a venir, y si van a festejar el «Rosh Hashaná Urbano» es porque es lo que quieren. Ellos no quieren comprometerse con un marco determinado que los obliga a venir dos veces por semana, ellos quieren decidir cuándo y dónde quieren conectarse. Eso es lo que tenemos que lograr, no solo como Organización Sionista Mundial, sino como comunidades judías que trabajan en toda Latinoamérica, ese es el desafío verdadero. Somos muchos los que estamos comprometidos con el mundial y con el de Latinoamérica en particular, tanto Sergio Edelstein, la OSM, como el KKL, como otros departamentos, hacen un trabajo sensacional. Pero lo que tenemos que lograr es llegar a la gran mayoría de la gente que está alejada.

–Todas estas organizaciones están dedicadas de algún modo al rescate de la vida judía.
–Estamos hablando de un mismo objetivo, la pregunta es ¿Cuál es la calle judía que le ofrecemos a cada una de las personas? Si le vas a ofrecer lo mismo que había antes de la pandemia o le vas a dar la posibilidad de algo nuevo, relevante para cada persona. Debemos cambiar toda nuestra percepción porque este mundo cambió y lo que vino, vino para quedarse.

–Este próximo encuentro ¿de qué se trata? ¿A quiénes van a convocar?
–En este encuentro que hacemos a fin de mayo en Cancún, convocamos a todos los presidentes de las comunidades judías de América Latina. Comunidades de países donde se lucha por preservar el para seguir teniendo una identidad judeo-sionista, nos encontramos desde México hasta Argentina, van a estar presentes todos o la gran mayoría de los dirigentes de las comunidades judías. Además, está como invitado de honor el ministro de los Asuntos de la Diáspora, el doctor Nachman Shai. En determinados países estamos invitando a directores generales de las comunidades, presidentes y directores ejecutivos, no solamente voluntarios. En otro encuentro que hacemos con directores y directoras de escuelas judías de América Latina, de comunidades como Cuba, como Venezuela, Costa Rica, Panamá, Perú, Honduras, El Salvador, Uruguay, Chile, Brasil, Argentina, México, estamos reuniéndonos la dirigencia educativa, directores de escuelas encargadas del área judaica y los directores de las comisiones directivas de esas escuelas. Es importante resaltar que principalmente hemos llamado a los directores de las comunidades pequeñas, en este caso hay una pequeña representación de Argentina, Brasil y Chile. Como se realiza en México hemos invitado a todos los directores de las escuelas judías del país, estamos hablando de un encuentro entre las dos poblaciones, la de los dirigentes y de los directores, que son aproximadamente 130 personas.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorLag Baomer: los treinta y tres días del Omer
Artículo siguienteCarta abierta a un padre
El mundo judío en español. Noticias de Israel y del mundo judío.