Funcionarios de las librerías notificaron a la policía después de que se encontraran algunas páginas arrancadas de al menos 265 copias del diario y libros sobre Anna Frank en 31 establecimientos desde enero.
El vocero del gobierno, Yoshihide Suga, describió el daño de los libros, que estaban guardados en bibliotecas abiertas, como un acto “extremadamente vergonzoso y lamentable”.
El incidente hizo que el grupo de derechos humano judío, con base en Estados Unidos, Centro Simon Wiesenthal pidiera que se inicie una investigación. “El alcance geográfico de estos incidentes sugiere fuertemente que es un esfuerzo organizado por denigrar la memoria de la niña judía más famosa entre los 1.5 millones de pequeños judíos asesinados por los nazis durante el Holocausto de la Segunda Guerra Mundial”, dijo el decano asociado de la institución, Rabino Abraham Cooper.
“Se de muchas visitas a cuánto se estudia a y cómo ella es venerada por millones de japoneses”, agregó.
El diario, escrito por una niña judía que vivía en Ámsterdam durante el Holocausto, fue agregado a la Memoria del Registro Mundial de la Organización Educativa, Científica y Cultural de la ONU en el 2009.
Anna Frank, una niña alemana judía nacida en Frankfurt en 1929, documentó las experiencias de su familia al refugiados en cuartos escondidos durante la ocupación alemana en Holanda, donde se establecieron en 1933. Fueron atrapados y enviados a campos de concentración. Ella y su hermana murieron de tifus en 1945. (IG)