Ayer por la noche los fieles judíos rezaron las Oraciones Penitenciales (Slichot) en el , que preceden el Día del Perdón, el día más sagrado del año para el .

En las semanas que preceden a Yom Teruah (culturalmente conocido como Rosh Hashanah) y hasta Yom Kippur, miles de judíos de todo el país participan en un ritual único llamado Slichot, derivado de la palabra hebrea para «perdón».

En el este lapso desde el Año Nuevo hasta el Día del Perdón es un momento de profunda introspección, búsqueda del alma y , en el que la persona examina su vida, confiesa sus pecados y se arrepiente ante Dios.

Estas oraciones son, en un sentido amplio, los oficios y las piezas litúrgicas que imploran la clemencia divina por las faltas cometidas por los Hijos de Israel y se asocia su lectura con los Yaamim Noraim.

Mientras que la mayoría de los servicios judíos se celebran durante el día o la tarde, las Slichot se celebran durante las horas tranquilas de la noche y la mañana en las y en el Kotel.

Muchos judíos israelíes y extranjeros de todos los orígenes participan en este poderoso y misterioso acontecimiento, recorriendo los antiguos caminos de la Ciudad Vieja en la oscuridad, en busca de una experiencia espiritual.