Un templo, vacío desde 2007, se transformó ahora en el Judío de San Pablo. Con su inauguración el 5 de diciembre, será la institución más grande de Brasil dedicada a la historia judía del país.

Se estima que hoy hay 120.000 judíos en Brasil, la mitad en San pablo y un cuarto en Río de Janeiro. Entre muchas instituciones, la ciudad paulista alberga clubes judíos, escuelas, una federación y el Hospital Israelita Albert Einstein.

La idea del data de 2004. El proyecto era restaurar la sinagoga para que se asemeje a su estado original de 1932 y agregar una extensión de vidrio de cuatro pisos al costado.

El interior del museo, visto desde el exterior en la calle Martinho Prado de la ciudad, aún está en construcción.
Foto: Judaico de São Paulo

Las paredes del templo están cubiertas de explicaciones sobre fiestas judías y les eventos del ciclo de la vida. En lo que solía ser el altar, colocaron rollos de la Torá, y libros sagrados del siglo 16 y 17.

Las primeras dos exhibiciones temporales del lugar serán sobre la inquisición portuguesa en tierra brasilera: entre 1560 y 1821 muchos criptojudíos (conversos al cristianismo para evitar la persecución) terminaron presos y fueron devueltos a Portugal.