El 26 de julio de 1858 Barón Lionel Nathan de Rotshchild tomó su asiento en la Casa de los Comunes británica, 11 años después que el público lo eligiera para el Parlamento. En hacerlo, el hijo del fundador de la dinastía banquera inglesa se convirtió en el primer judío practicante allí y lo hizo sin tomar el juramento a “la verdadera fe como cristiano”.

Luego de que los católicos fuesen liberados de todas las “incapacidades”, como restricciones a los derechos civiles de un grupo, la comunidad judía organizada comenzó a hacer presión para que haya un tratamiento similar. Esto incluía que se les permita tener puestos oficiales, ser admitidos a las universidades y ser elegibles para ser nobles.

Para el momento en el que Lionel de Rothschild fue elegido en la Cámara de los Comunes, había pasado una década desde que Benjamin Disraeli había hecho lo mismo. Sin embargo este se había convertido al cristianismo y no tuvo problema en tomar el juramento tradicional. Cuando David Salomons fue electo en 1851, él insinuó su camino y modificó su juramento, incluso participó en varias votaciones antes de que lo descubrieran y fuese expulsado.

Sin embargo, para Rothschild era muy importante ocupar un lugar como judío practicante, por lo que rechazó el subterfugio y no aceptó tomar un juramento sobre la Biblia cristiana. Durante la década siguiente mantuvo su puesto y fue elegido cuatro veces más. Durante el mismo período de tiempo, la Casa de los Comunes aprobó proyectos de ley sobre incapacidades judías en seis ocasiones diferentes, informó el medio israelí Haaretz.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorHistóricas México vence a Australia y va por medalla
Artículo siguientePegasus: más allá de México
El mundo judío en español. Noticias de Israel y del mundo judío.