El 7 de septiembre de 1827 el Zar Nicholas I de proclamó su Estatuto de Conscripción y Servicio Militar que permitía que los jóvenes judíos de entre 12 y 18 años fueran forzados a alistarse al ejército y a servir por 25 años.

A pesar de que esta práctica había estado implementada desde el siglo XVII, el estatuto hizo que el servicio militar fuese obligatorio y se estableció una cuota de alistamiento a la comunidad judía. Era usual que niños fueran secuestrados a través de un agente llamado “Chapper” (“secuestrador” en idish) que no tenía en cuenta la edad mínima de 12 años y se llevaba a pequeños de hasta 8 años para cubrir la cantidad de jóvenes requeridos.

Uno de los objetivos de Nicholas era alejar a la mayor cantidad posible de niños judíos de su religión e incentivarlos a cambiar su nombre y aceptar el bautismo.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorCarta abierta a los Marxistas
Artículo siguientePerfecta Armonía
El mundo judío en español. Noticias de Israel y del mundo judío.