El año pasado afortunadamente se subió la barra de ambición de los compromisos ambientales de sectores, ciudades, estados y países como EUA que se sumaron de nuevo al ferrocarril sostenible que requiere de mucho más empuje para lograr escalar esta gran montaña y reto de la humanidad que es el cambio climático.

Este año 2022, los diferentes sectores se verán obligados a responsabilizarse mucho más del impacto diario de su operación. La acción climática soportada por la colaboración multisectorial, está catalizando una transformación de la sostenibilidad que reescribe las reglas del mercado, y aplana el camino para una mejor integración del impacto social en las decisiones centrales.

También se exigirá mucha más comprobación y acción para abordar el “Greenwashing” (comunicar mucho y hacer poco o nada a favor del medio ambiente), lo que conducirá a una híper-transparencia en todos sectores e industrias. Esto incluye reconocer adecuadamente tanto los beneficios como los posibles impactos de todos los cambios y regreso a la normalidad o más bien mundo adaptado a una realidad permanente.

La sostenibilidad se ha convertido en un pilar empresarial para todas las organizaciones. Esto es liderado desde lo más alto, con el 60 por ciento de las principales compañías de Fortune Global 200 que han creado un puesto de alto nivel y área para coordinar sus esfuerzos de sostenibilidad, con el objetivo de reforzarse, crecer y darle mayor relevancia desde el top management.

Las acciones sostenibles y avances que veo en 2022 se basan en los mismos cambios que ha provocado la pandemia, exigencias de grupos de interés, los cambios en patrones de consumo de las nuevas generaciones, y cambios mucho más rápidos por la misma tecnología y digitalización, veremos decisiones que se toman teniendo en cuenta la sostenibilidad en el centro, por ejemplo, el diseño ambiental de nuevos productos, empaques y las fuentes para minimizar la utilización de recursos.

Los inversionistas y las organizaciones se darán más cuenta de la importancia de las consideraciones no financieras y estar mucho más enfocados más allá de las ganancias, pasando por el triple filtro de generación de valor económico social y ambiental.

Por ejemplo, BlackRock, el administrador de activos más grande del mundo, ha puesto la sostenibilidad en el centro de su espíritu de inversión y espero que muchos más fondos y sobre todo inversionistas sigan esta línea.

En la medida que en el mundo siga avanzando el uso, escala y la tecnología alrededor de la energía renovable será el costo cada vez más bajo y por lo tanto el uso del mismo tendrá aún más incremento. Los combustibles fósiles solían ser mucho más económicos que la energía renovable, pero eso está cambiando rápidamente. Las plantas eólicas y solares se abarataron en un 70% y un 89% en la última década y esta tendencia debe seguir hasta volver completamente ilógico seguir el uso de base fósil a largo plazo.

Trabajar desde casa está aquí para quedarse en muchos sectores, y esto debe ayudar sin duda por lo mismo a generar menos emisiones por movernos menos, ya logramos ver en el 2020 que el día de sobregiro de la tierra (fecha que nos agotamos el presupuesto anual de emisiones del planeta), fuera el 22 de agosto y en ese primer año de pandemia le ganamos 3 semanas en comparación con el 2019 y de nuevo en el año 2021 que se empezó a reanudar la “normalidad” se movió en contra al 29 de julio, donde ya vimos que si se puede, pero fue en condiciones pandémicas y este año que será endémico si no hacemos algo realmente sistémico en cambiar la movilidad y las fuentes de energía en el mejor caso será repetir el rango que sobregiramos la chequera ambiental o se nos agotaran aún más rápido los recursos en este año.

La COP27, que se llevará a cabo en la ciudad remota costera de Sharm El-Sheikh, Egipto, en noviembre, subirá más el nivel de ambición vs Glasgow, pero necesitamos una mayor urgencia en torno a la inversión inmediata requerida y la acción colaborativa en todos los sectores, con un fuerte enfoque de apoyo hacia los países y comunidades vulnerables. La COP27 va a subir el nivel de exigencia, para establecer plazos claros y objetivos cuantificables en la lucha en contra del cambio climático. También se espera que los arreglos para financiar acciones que ayuden a minimizar, evitar y abordar las pérdidas y daños finalmente se materialicen este año de una manera mucho más clara.

Para tomar un liderazgo en el sector que participamos, debemos enfocarnos en la sostenibilidad, reinventarnos, desarrollar nuevos productos siempre pensando circularmente, repensar como operamos y triplicar nuestras alianzas para lograr capturar las oportunidades en un mundo tan cambiante.

Feliz año nuevo, y como siempre empiezo positivo, con sueños, esperanzas, y foco en salud, felicidad, y listo para el trabajo, la dedicación que tenemos los siguientes 12 meses, y sobre todo con mucho más aprendizaje iniciando el 3er año de pandemia donde debemos seguir subiendo la barra sostenible.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorJon Stewart rompe el silencio sobre el antisemitismo en Harry Potter
Artículo siguiente¿Está la “cultura de la cancelación” acabando con el humor?
Francisco Suárez estudió la carrera de Contador Público (1994) en la Universidad Autónoma de Baja California, en donde también concluyó la Maestría en Administración en CETYS (1999) y el Doctorado en Administración con Concentración en Administración Estratégica (2013). Comenzó su carrera profesional en diferentes empresas del ramo deportivo, turístico y de manufactura. Su trayectoria en FEMSA empezó en 1996 en donde desempeñó diversos puestos ejecutivos dentro de la División de FEMSA Empaque. Entre 2006 y 2011 fue Gerente de la Oficina de Presidencia FEMSA y Dirección General. En 2011 es promovido a Director de Sostenibilidad FEMSA y en 2014 amplió sus responsabilidades con la posición de Director de Asuntos Corporativos de Coca Cola FEMSA. De 2016 a 2020 fungió como Director de Nuevos Negocios y a partir de mayo 2020 coordina la Dirección de General de AdeS para América Latina. Francisco es un apasionado de la sostenibilidad y fue el primer Latino en ser Presidente del Centro Mundial del Medio Ambiente 2015-2018 (WEC). En 2020, la junta directiva de WEC votó por unanimidad para elegirlo Director Emérito, en reconocimiento a sus muchos años de servicio dedicado. Además, es consejero de diferentes organizaciones como: Fondo Mexicano para la Conservación de la Naturaleza, A.C., California Institute of Advanced Management (CIAM) en Los Ángeles, California, E.U.A., Mom’s Target Media, Tesorero del Patronato Nacional de Aldeas S.O.S. México y Consejero Nacional de Enactus México. También fue consejero Alterno del ABAC (APEC Business Advisory Council), Consejo Consultivo Empresarial del APEC (Asia Pacific Economic Cooperation); y miembro de la Agenda Global para el Futuro de las Industrias de Consumo del Foro Económico Mundial “WEF”. Forma parte del Consejo Editorial de Mundo Ejecutivo y la Revista Ganar-Ganar. Además de ser columnista regular sobre temas de sostenibilidad y editorialista de periódicos como El Vigía (Baja California), El Capitalino, Diario Judío, Mundo Ejecutivo y revistas Ganar-Ganar y Universo Capital Humano.