Diario Judío México - Un lugar donde el mar, la tierra y el cielo se juntan, puede ser abrumadoramente bella.

Es una ciudad repleta de interminables canales, cantos de gondoleros, elegantes puentes, edificios, iglesias y catedrales, construida con increíble paciencia y habilidad. Cada parte de esta ciudad construida con esmero es una obra de arte en sí misma.

Es también una ciudad que se ha congelado en el tiempo. En cuanto a los edificios, los canales y las vistas, observamos la mayor parte de lo que Napoleón y Casanova vieron en sus épocas. Esto es parte de lo que hace que sea tan única. La mayoría de sus edificios datan de los siglos XIII y XVIII. De hecho, la ciudad tiene leyes estrictas sobre la preservación de sus monumentos históricos.

, en lugar de ser una masa de tierra única, en realidad está formada por una colección de más de 100 islas pequeñas. Una de ellas es el lujoso y privado San Clemente, ubicado en la idílica laguna veneciana, hoy el Kempinski San Clemente Palace.

Un corto paseo en barco desde la Piazza San Marco, atravesando las históricas vías acuíferas de , nos lleva a la isla, donde nos espera un mundo de elegancia inimaginable. Un icónico tesoro, San Clemente Palace Kempinski es un portal al pasado de esta fascinante ciudad.

La isla tiene una historia larga y fascinante; algunos de los edificios más antiguos que datan del siglo XII. La iglesia de San Clemente, que se encuentra entre los terrenos del palacio de San Clemente, Kempinski , fue construida en 1131, por lo que es la estructura más antigua de la isla. Originalmente se instaló como un lugar de culto y refugio para peregrinos y soldados destinados a las Tierras Santas.

El restaurante Acquerello de Kempinski San Clemente se encuentra en una ubicación espectacular con unas vistas impresionantes, sirve platos modernos de inspiración veneciana e italiana, ofrece una cocina refinada, creativa y gourmet de la pasión del chef Giorgio Schifferegger.

En la preparación de sus platos el chef reproduce los colores y las emociones del atardecer, la laguna, los pescadores, los palacios y los campanarios de Venecia, las montañas y las iglesias.

Aquí disfruté de una experiencia sensorial completa, combinando sorprendentes y deliciosas combinaciones de comida local y exquisitos vinos. Hay dos menús de degustación de temporada disponibles, que ofrecen platos diarios frescos – todos un manjar.

Venecia a menudo ha sido objeto de muchas obras literarias, teatrales y artísticas a lo largo de la historia, y no es una sorpresa, ya que es uno de los lugares más cautivadores que el mundo tiene para ofrecer. El romance está incrustado en cada callejón, canal y edificio que da forma a la ciudad.

Un paraíso histórico y cultura, Venecia, “La Serenissima”, nos hechiza como casi ninguna otra ciudad de Europa. Innumerables mitos e historias, una historia centenaria y un sabor distinguible hacen de este mágico destino un espacio de fantasía.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorRecordando la tragedia. Construyendo la esperanza en Jerusalem de Guatemala
Artículo siguienteCrema de zanahoria vegana con chipotle
Alexis Beard ha tenido la gran fortuna de viajar alrededor del mundo con su familia, lo cual la animó a escribir sobre sus experiencias. Hoy en día, comparte sus memorias a través de varios medios impresos y en línea, incluyendo Travel + Leisure México, Bleu & Blanc y Mundo Ejecutivo. Es co-fundadora de Marcas de Lujo Asociadas by American Express, una comunidad que integra las marcas de lujo del país y las impulsa. www.alexisbeardg.com