Habitantes de poblados cercanos a la Franja de esperan que, en algún momento, todo regrese a la normalidad, incluso se pronuncian por dialogar para alcanzar la paz, frente a los ataques que no sólo ponen en peligro sus vidas, sino que también afectan sus cultivos.

Diario Judío México - Debido a las agresiones en últimas fechas, los vecinos de poblados han visto la reducción de sus sembradíos de maíz, trigo y algodón, debido a que desde se envían globos y se lanzan papalotes con sustancias que cuando tocan tierra provocan incendios.

Esther Hirschler y Laura Lotem coincidieron al pronunciarse en favor de la paz en esa zona donde, consideraron, la población de ambas partes ruega para que todo regrese a la calma, frente a la situación generada por un ataque a militares israelíes presuntamente por parte de integrantes de Hamás.

Esther Hirschler, originaria de la Ciudad de México, vive con su familia desde hace 32 varios años en Israel, en la comunidad de Asdod, y señaló que en las últimas semanas las agresiones en esa zona han aumentado pues desde la Franja de se envían globos que afectan a sus sembradíos de granos y semillas.

Desde que se incrementaron las agresiones el sonido de explosiones y armas de fuego es constante, por lo que procuran permanecer en sus domicilios donde se resguardan en un cuarto de seguridad contra misiles.

En entrevista Hirschler, quien se dedica a impartir talleres a padres de familia y a niños, comentó que, aunque confía en que hablar es la mejor opción para solucionar el conflicto en esta zona, piensa que pasarán muchos años hasta lograr un diálogo sincero.

Le preocupa que lancen misiles a esa zona, donde han identificados varios túneles y habitan familias que tratan de protegerse en cuartos de seguridad.

Por su parte Laura Lotem, quien nació en la Ciudad de México y vive en el kibbutz Nir Yitzhak, mencionó que en la zona donde habita, en días pasados, les enviaron desde la Franja de un misil que pudo haber caído cerca de su domicilio, pero fue interceptado en lo alto lo que impidió que detonara en el poblado y sólo cayeron algunos restos.

Entrevistada por separado mencionó que frecuentemente, junto con su esposo, ha tenido que regresar de donde se encuentra en la calle para resguardarse ante el clima de hostilidad, por lo que es necesario que a través del diálogo se logre la paz en beneficio de los pueblos.

Abundó que Israel ha tenido que defenderse ante la ofensiva que ha recibido de parte presuntamente del grupo Hamás, y en últimas fechas se ha incrementado el número de aviones y tanques que bombardean en la Franja de ; “estoy huyendo a cada ratito”, “vemos columnas de humo por los incendios”, dijo.

Narró que globos y papalotes con sustancias que generan fuego, incluso palomas con dinamita, provocan incendios en los cultivos, por lo que personal de bomberos recorre estas áreas para sofocarlos.

El sonido de las sirenas de alerta es constante, agregó, por lo que deben resguardarse en sus cuartos de seguridad antimisiles, evitar salir a la calle, incluso vecinos de poblados más alejados a la zona los han invitado a irse a resguardar en sus comunidades hasta que pase la situación de tensión.

Comentó que los agresores son muy jóvenes y, aunque se les ha pedido dejar de lanzar papalotes, continúan haciéndolo.