LA VOZ DE D-OS IMPLICA "PODER" (Salmos 29:4)

Cuando nuestros sabios analizaron éste verso, no se refirieron al poder de D-os como algo inalcanzable.

Los estudiosos de nuestras tradiciones llegaron a la conclusión, de que ésta frase, significa que la palabra de D-os es tan poderosa, que su mensaje tiene el poder de ser difundido de una manera diferente par a cada ser humano, de una forma que se adaptará al potencial y poder de entendimiento de cada uno de nosotros.

El Rabino Chanin dijo "recuerden que el sabor del maná, que recibió el pueblo de Israel en el desierto, varió de acuerdo al gusto y las necesidades de cada individuo". Si el maná pudo milagrosamente alterar su sabor para satisfacer las necesidades de cada persona, ¿porque no aceptar que la voz de D-os varía de acuerdo a la capacidad y necesidades de cada individuo? (Mejila del Rabino Ismael/Exodo 16)

Este fascinante mensaje de nuestros rabinos, ofrece la posibilidad de desarrollar la forma apropiada y accesible para hacer llegar este mensaje a una gran diversidad de individuos, porque se adapta y facilita el que cada persona lo reciba y comprenda de acuerdo a su nivel de comprensión y habilidad.

La voz de D-os-que nosotros llamamos Tora ni es misteriosa ni es incomprensible.

Es un instrumento disponible para que todos aquéllos que se dediquen a la educación judía busquen la manera de que se satisfagan diferentes habilidades, perspectivas y forma de ver y aprender de los alumnos, de las instituciones y de la comunidad en general.

El verso del Salmo 29, que a primera vista puede parecer ordinario, significa que todos los que nos dedicamos a esparcir e impartir la educación judía en nuestras comunidades seamos más flexibles y conscientes de la diversidad de nuestros alumnos.

El mensaje y la enseñanza de la Tora deben estar al alcance de todos.

Los maestros tenemos una obligación con la comunidad: asegurarnos de que la educación judía sea comprendida por todos los recipientes, incluyendo a aquéllos con necesidades especiales y con diferentes estilos de aprendizaje.

Todas las instituciones, educadores y maestros tenemos la obligación de lograr que todos los alumnos, independientemente de sus diferencias y estilos de aprendizaje, tenga acceso a recibir una educación judía apropiada a sus necesidades, medio ambiente y a la tradición y origen de su familia.

Todos los que estamos involucrados en educación judía debemos proveer las instalaciones, los materiales, la preparación, acceso a tecnología y entrenamiento para que nuestros maestros e instructores estén equipados para poder crear un ambiente que se adapte a las necesidades de todos los alumnos.

Todas las instituciones y sus directores deben crear un ambiente propicio para que los maestros instruyan a los alumnos que requieren ayuda especial debido a sus diferentes estilos de aprendizaje, teles como dislexia, hiperactividad, etc.

El conocimiento de diferentes técnicas de enseñanza y los estilos diferentes de instrucción también beneficiarán a los alumnos que aprenden con, lo que conocemos, como instrucción convencional. La buena educación incluye TODOS los estilos de aprendizaje.

La integración y aceptación de todos nuestros alumnos en nuestros programas de educación formal e informal beneficia y realza los talentos, retos y habilidades de todos los alumnos.

Maestros con entrenamiento y preparación adecuada es el medio que se debe utilizar para beneficiar a todos nuestros alumnos y a nuestra comunidad.

Es muy importante, yo diría indispensable, que se entrene a todos los maestros de nuestras instituciones y escuelas judía para ayudarles a descubrir, crear, e implementar los recursos apropiados para hacer las adaptaciones pertinentes para abarcar todos los estilos de aprendizaje de sus alumnos,

Las instituciones comunitarias deben proveer los recursos y tecnología necesarios para elevar el nivel de educación en nuestras escuelas y sinagogas.

Los recursos y entrenamiento así como el apoyo necesario debe ofrecerse a todos los individuos involucrados en la educación judía: a los rabinos, mesas directivas, directores, educadores, alumnos, padres y familiares.

Proveer los programas mejor actualizados en educación, asistencia social, recursos, así como entrenamiento puede mejorar las relaciones de nuestras familias y de nuestra comunidad y de ésta forma es más probable que logremos que todos aprendan a aceptar la diversidad existente en nuestras familias, instituciones y comunidades

Esta filosofía inclusiva, incrementa el nivel de aprendizaje y al mismo tiempo crea la calidad y unificación de grupo lo que servirá para crear, en el futuro, una comunidad unida que recibe e incluye a todo tipo de individuos

Los beneficios de mejorar el nivel de educación y de integración comunitaria son incalculables. Nos permite enfrentar un futuro más prometedor al mejorar las relaciones y el vínculo con nuestro judaísmo, nuestro pasado y nuestras experiencias religiosas.

Como maestra y educadora estoy orgullosa de poner mi granito de arena para poder llegar a lograr que todos los niños, jóvenes y familias judías tengan acceso a la apertura y apoyo de un sistema educativo judío moderno e individualizado, considerando las características distintivas y las habilidades de nuestros alumnos, para facilitarles el éxito en sus estudios que en un futuro logre mejorar les relaciones intercomunitarias.

Los alumnos que requieren diferentes estilos de enseñanza por sus "problemas de aprendizaje" no son raros ni diferentes. Solamente tienen los mismos deseos que todos los niños tienen…. Ser aceptados.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorLa judía de Montevideo, 5ta. parte
Artículo siguientePersonalidades presentes en el concierto Inaugural de Kol Shalom y Esperanza Azteca

Soy originaria de la Ciudad de México. Fui maestra de Yiddish y de Hebreo por 17 años en México. En diciembre de 1983 llegué a los Estados Unidos con una oferta de trabajo como maestra de Hebreo. Trabajé 5 años como maestra de Hebreo y de Español en Solomon Schechter Academy/Levine Academy. Di clases de ingles como segundo idioma (ESL) para el departamento de Educación Básica de Adultos del Distrito Escolar de Dallas por 15 años. Fui directora del Programa de Educación de Inmigrantes con menos de 3 años de estadia en la Unión Americana (EIEP). Di clases de Hebreo en Templa Emanu-El Dallas y actualmente soy la Coordinadora de Hebreo de Temple Shalom Dallas y preparo niños, niñas, y adultos ( les enseño los rezos y a cantar la Torah y Haftara) para Temple Emanu-el y Temple Shalom. Doy clases de ESL a los empleados del Gaylord Texan Hotel en Grapevine Texas.