Según los datos aproximados de la UNRWA (Agencia de Naciones Unidas para los
Refugiados Palestina):
Refugiados palestinos en 1950 – 750.000
Refugiados palestinos en 2011 – 4.700.000
El estatus de los refugiados palestinos ha sido uno de los puntos más
problemáticos de las negociaciones. En la actualidad, constituyen la mayoría del
pueblo palestino e incluyen población refugiada de la Guerra de la Independencia
de 1948 y de la Guerra de los Seis Días de 1967. Desde los inicios del proceso
de paz, los refugiados palestinos han sido utilizados políticamente por la ANP,
cuya postura oficial exige que Israel acepte su retorno, dentro de sus
fronteras.
Pero las recientes filtraciones de los Palestine papers revelan que los
negociadores palestinos están dispuestos a ceder de manera dramática en sus
exigencias. Saeb Erekat, el jefe negociador palestino, propuso al Gobierno de
Ehud Olmert el retorno de un número simbólico de refugiados. 1000 por año
durante un periodo de 10 años; en total 10 mil refugiados palestinos serían
absorbidos por Israel. Y es que, como reconocen los líderes de Al Fatah, es
necesario inclinarse por una solución técnica. Acoger a casi 5 millones de
palestinos en Israel supondría la desaparición automática del Estado judío.
Desde hace más de 60 años, la solución al conflicto consiste en la creación de 2
Estados para 2 pueblos; no en la creación de un Estado palestino y un Estado
binacional. Por otro lado, se presupone que el Estado palestino alcanzará su
independencia una vez se haya llegado a un acuerdo de paz completo. Por lo
tanto, el hecho de que los palestinos retornen a Israel en lugar de a Palestina
(su Estado) carece de toda lógica. Y surge una pregunta de forma natural. ¿Para
qué quieren los palestinos la independencia si la mayoría de su pueblo pretende
mudarse a otro país?
Aunque la paradoja se complica si tenemos en cuenta que, de entre los palestinos
que se consideran refugiados, casi 2 millones viven actualmente en Gaza
(1.200.000) y Cisjordania (763.000). Esto significaría que, una vez se haya
creado el Estado palestino en Gaza y Cisjordania, la mitad de la población
palestina de esos territorios se mudaría a Israel. Gaza quedaría prácticamente
vacía. Cisjordania perdería un tercio de su población. Conseguir la
independencia de tu pueblo para luego emigrar a otro lugar es absurdo y no tiene
sentido.
Ante esta extraña situación, cabe preguntarse si los llamados refugiados de Gaza
y Cisjordania son realmente refugiados, ya que continúan en su mismo territorio.
Como consecuencia de las guerras árabe-israelíes, 750.000 palestinos se vieron
desplazados. Paralelamente, unos 800.000 judíos residentes en países árabes
fueron expulsados y acogidos por Israel. Si la UNRWA considera que los
descendientes de los refugiados palestinos son también refugiados, los
descendientes de los judíos expulsados por los países árabes también lo son.
Quid por quo. En la actualidad, el 44% de los israelíes desciende de ellos. Son
un total de 3.136.000 refugiados judíos. ¿Alguien los va a indemnizar?
Del mismo modo que Israel acogió a millones de judíos dispersos por el planeta,
la proclamación de un Estado palestino podrá servir para dar un hogar nacional a
sus refugiados. Los palestinos de la diáspora están en todo derecho de
reivindicar el retorno a sus raíces. Pero a sus raíces culturales. Así como los
judíos, actualmente, no tienen ningún vínculo con Hebrón o Belén (históricas
ciudades judías), los palestinos no tienen sus raíces en Israel, sino en Ramala,
Yenín o la Franja de Gaza.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorUn lugar donde hay más libertad de expresión que de pensamiento
Artículo siguienteTostadas de Surimi
Hizo aliá a Israel en el año 2004. Se alistó al Ejército en agosto de 2005, donde sirvió durante más de tres años. En la actualidad se considera un ciudadano israelí más. Esudiante de la Universidad de Tel Aviv (Facultad de Humanidades), fielmente comprometido con la hasbará crítica y a favor de un acuerdo de paz justo para ambos pueblos.