Diario Judío México - La sociedad contemporánea, como en ninguna época, tiene al consumo como uno de sus ejes sociales. La tecnología ha permitido la creación de productos y servicios otrora inimaginables. Competir implica renovar la propuesta de valor a una velocidad que excede, por mucho, la capacidad de compra del promedio de consumidores. Tener la última versión de algo es momentáneo, pronto saldrá su versión renovada. La obsolescencia, planeada o no, es el rostro de la certidumbre. Las ventajas para el consumidor son cada vez mayores y a todo esto llamamos “progreso”.

Existen, sin embargo, costos escondidos, daños colaterales que el consumidor, incluso la sociedad en general, no ven. La facilidad de pedir desde un botón del teléfono celular alimentos preparados a domicilio ha generado la proliferación de un ejército de motociclistas cuasi-suicidas en las calles de la ciudad, muchos de los cuales viajan sin seguro y sin conocimientos técnicos adecuados para su seguridad y la de los demás conductores y peatones. ¿Importa esto al consumidor? Generalmente no.

John Kenneth Turner se hizo pasar por inversionista norteamericano, en realidad era periodista, su objetivo: comprobar si en México había esclavitud. Su libro México bárbaro (publicado en 1909) es un testimonio brutal sobre un sistema político-social de corrupción y peonaje-esclavitud en varias zonas del país donde se pagaban salarios miserables en condiciones inhumanas. Turner acusa al “Sistema de Díaz” (y sus intereses con Wall Street) de esta explotación, con objeto de proveer mercancía (henequén, hule, madera, frutas tropicales, entre otros productos) a bajo costo y alta utilidad para consorcios extranjeros. Sin que los consumidores finales en otros países fueran conscientes, estos abusos dieron pie a la revolución mexicana.

A más de 100 años de aquella denuncia, la sociedad mundial ha cambiado poco, sigue produciendo consumidores ignorantes e insensibles del origen de la mercancía, aunque el consumidor actual es más materialista que ayer. Hoy compramos 400% más ropa que la que comprábamos hace 2 décadas. El documental El costo verdadero es una dura exposición de la explotación humana y daño al planeta, detrás de la industria del fast fashion, rentabilísimo negocio que tiene no 2 ni 4 temporadas al año sino prácticamente 52, donde el consumidor es bombardeado con la nueva tendencia de manera que siempre persigue la zanahoria. Ah, pero con otro componente estratégico: el precio bajo.

Detrás del irresistible precio al que venden las grandes cadenas mundiales del fast fashion, el documental exhibe el costo humano, social y ambiental detrás de las prendas de ropa que nos cautivan en un aparador, un sistema de precios bajos y ganancias altas que es posible gracias a la explotación de personas en países como Bangladesh y Cambodia, aun cuando muchas de las marcas mundiales se jactan de tener un código de ética alrededor de su cadena de suministro. No todos quienes venden moda son parte del fast fashion y seguramente hay jugadores responsables en la industria.

Así como ha crecido la conciencia social alrededor del uso excesivo del plástico y hoy las bolsas son artículos prohibidos en los supermercados, así como en las cajetillas de cigarros se muestran fotografías intimidatorias sobre las enfermedades potenciales del tabaquismo, quizá la industria del fast fashion debería colgar etiquetas en su mercancía, con imágenes de las condiciones laborales, el rostro y el salario que recibe quien confecciona las prendas. Siempre hay un rostro.

Es también la oportunidad para empresarios éticos de comunicar sus prácticas y la filosofía que sostienen un precio justo. El consumidor debería apreciar las buenas prácticas detrás de las marcas que con integridad compiten, aun a costa de un precio mayor. Como consumidores debemos entender que estamos íntimamente relacionados con sistemas y personas, que nuestro consumo tiene costos y consecuencias que no vemos.

El tema de México bárbaro sigue vigente: existen sistemas económicos, políticos y sociales que sacan ventaja de la explotación humana y del planeta. El precio bajo no debería ser increíble, debería ser una sospecha.

Cuando veas un precio irresistible, al menos pregúntate ¿cuál es el costo?, ¿cuál es el rostro?

@eduardo_caccia

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorCristianos: tristes fiestas en Irak y Siria
Artículo siguienteEl cáncer del antisemitismo hizo metástasis en el 2019
Desde que Eduardo Caccia (Ciudad de México, 1962) era niño, estuvo en búsqueda para descubrir lo extraordinario y tener respuestas a preguntas paradójicas. Su deseo era convertirse en arqueólogo; la vida lo puso en otra dirección, que lo llevó a la investigación no tradicional de consumidores. Según dice, esta actividad semeja mucho a la del arqueólogo, pues consiste en escarbar profundo en las capas de la mente humana, hasta el fondo, donde están enterrados los tesoros.Eduardo Caccia reta el statu quo muy a su manera, se nombra “Any Possibility Officer” en Mindcode, la empresa de neuromarketing que fundó para hacer innovaciones y posicionamiento de marcas. Es coautor de la metodología brandgenetic y creyente en la integración de las ciencias sociales con los negocios, para mejor entender la conducta del consumidor. Su meta ha sido ser un puente entre la academia y los negocios.Licenciado en Administración de Empresas, Eduardo ha sido profesor universitario en la Universidad Panamericana, miembro de la Universidad de San Diego, en la Oficina de Educación Corporativa y Profesional, también ha escrito artículos sobre marcas y temas de código cultural en prestigiadas publicaciones como Expansión, Reforma, Mural, El Norte, La Jornada. Eduardo es conferencista y ha dado cientos de conferencias y presentaciones en diferentes temas, en varios países. Como observador y estudioso de la conducta individual y de grupos, ha escrito artículos para entender y mejorar la convivencia urbana y rescatar las tradiciones y los barrios temáticos de las ciudades.Sus aportaciones han ayudado a más de cien diferentes marcas, muchas de las cuales están dentro de las 500 de Fortune: Pepsico-Sabritas, Danone, Kellogs, Nestle, Nextel, Italiannis, Lawry’s, Bimbo, Cinépolis, Tequila Cuervo, Tequila Sauza, Pedro Domeq, Casas Geo, Maseca, Promexico, TVAzteca, Televisa, Holcim Apasco, Microsoft, Mabe, Smuckers, Folgers Cafe, Tecate, Wings, Fiesta Inn, Fiesta Americana, Marlboro, Alsea, Tecate, Pepsico, Oxxo, DHL, El Globo, Coca Cola, Bacardi, Tecno Lite, Michelin, Gayosso, entre otras.