no se vio afectado en gran medida por la y el exterminio de judíos y gitanos. Pero aquí también hubo quienes se negaron a permanecer inactivos mientras la tragedia se apoderaba del continente. Arístides de Sousa Mendes mostró verdadero coraje al intervenir para ayudar a las personas en peligro. Emitió visas a 30.000 refugiados, la mayoría de los cuales eran judíos que huían de los nazis, lo que les ayudó a evitar una muerte segura. Hoy, el nombre de Mendes está grabado en oro en el panteón de los Justos de las Naciones.

Arístides nació el 19 de julio de 1885 en una familia aristocrática provincial de Cabanas de Viriato, un pueblo del norte de Portugal. Creció entre católicos y monárquicos. Su padre era juez en el Tribunal de Apelaciones de Coimbra. En 1907, Arístides, un brillante licenciado en derecho, se instaló en la capital, Lisboa, con la intención de convertirse en diplomático y seguir una carrera consular. Se casó con su novia de la infancia María Angelina Coelho de Sousa. Su carrera llevó a la pareja por todo el mundo; sus hijos nacieron en Zanzíbar, Brasil, España, Estados Unidos y Bélgica. La carrera de Arístides estuvo lejos de ser fluida: su temperamento impredecible lo llevó a numerosas violaciones disciplinarias. Muchos encontraron su comportamiento demasiado informal para un puesto diplomático, lo que provocó repetidos conflictos con sus colegas y superiores en los países a los que fue enviado.

En 1929, Arístides de Sousa Mendes fue nombrado cónsul general portugués en Amberes, Bélgica. Allí se hizo amigo de personajes tan conocidos como el escritor y premio Nobel Maurice Maeterlinck y el científico Albert Einstein. Después de diez años se marchó bajo una nube y se trasladó a Burdeos en medio de críticas mordaces por “comportamiento incompatible con el protocolo diplomático” e informes escandalosos de relaciones extramatrimoniales.

La implacable propagación del nazismo obligó a miles de personas a huir de sus hogares. La ubicación y neutralidad de durante la guerra lo convirtió en un destino popular para numerosos refugiados, judíos y apátridas. Tratando de escapar de la represión, a menudo adquirían pasaportes portugueses falsificados.

En 1937, el primer ministro portugués António de Oliveira Salazar salió con una denuncia pública de las leyes raciales de Nuremberg, y un año después el cardenal patriarca de Lisboa, Manuel Gonçalves Cerejeira, criticó abiertamente el régimen de Hitler. Ese mismo año, Salazar ordenó a la Embajada de en Berlín que hiciera todo lo posible para proteger a los judíos portugueses, y en Lisboa aparecieron organizaciones de asistencia a refugiados judíos. Pero después de la anexión de Austria en 1938 y el comienzo de la en 1939, hubo una afluencia significativa de inmigrantes ilegales que ingresaron a Portugal. El país intentó tomar medidas para frenar el flujo de refugiados. Las visas de tránsito debían emitirse solo a personas con documentos que confirmen un destino final más allá del país, generalmente en los Estados Unidos o Canadá.

No pasó mucho tiempo antes de que Arístides de Sousa Mendes violó esta nueva regla. Poco después de recibir el correspondiente despacho del Ministerio de Relaciones Exteriores, fue en contra de sus superiores para emitir una visa a un judío austríaco, el historiador Arnold Wiznitzer. Pese a la reprimenda de Lisboa, Mendes volvió a desobedecer la orden del 1 de marzo de 1940 de obtener una visa para un refugiado político español, el comunista Eduardo Neira Laporte, ex profesor de la Universidad de Barcelona.

Después de que el ejército de Hitler invadiera Francia el 10 de mayo de 1940, varios millones de refugiados se trasladaron al sur de Europa. El consulado portugués en Burdeos había emitido previamente solo 1.200 visas, pero el 17 de junio de 1940, Mendes decidió emitir visas a todo el mundo. Más tarde, explicaría que estaba “impulsado por el poder divino”. “¡De ahora en adelante, daré visas a todos! ¡No más nacionalidades, razas o religiones! ” él decidió.

El consulado comenzó a emitir cientos de visas todos los días. El personal estaba agotado y pronto comenzó a recibir ayuda del rabino Jaim Kruger, que conocía a Mendes de Amberes. El Ministro de Relaciones Exteriores de recibió una nota de la Embajada Británica en la que acusaba a Mendes de “aplazar hasta después del horario de oficina todas las solicitudes de visado”, así como “cobrarles una tarifa especial” y exigir que al menos un refugiado “contribuya a una organización benéfica portuguesa, antes de que se concediera la visa”. Amigos de Lisboa intentaron advertir al cónsul Mendes del peligro inminente, pero él siempre respondió: “Si me veo obligado a desobedecer órdenes, prefiero ir contra las personas, no contra Dios”.

En 1940, Arístides dejó Burdeos y se fue a Bayona, donde del 20 al 23 de junio continuó su trabajo desde el gabinete del vicecónsul portugués. Incluso después de que el armisticio francés con Alemania se hiciera oficial el 22 de junio, Arístides ignoró las órdenes superiores y continuó emitiendo visas a cualquiera que lo solicitara. Cuando los tanques de Hitler finalmente llegaron a los Pirineos, el cónsul, arriesgando su propia vida, fue a la frontera española para suplicar a los guardias fronterizos que dejaran pasar a los refugiados.
Gracias a las visas emitidas por Mendes, muchos refugiados pudieron ingresar a Portugal, donde se les dio comida y alojamiento. Pero el hombre mismo fue llamado a Lisboa a principios de julio en medio de acusaciones de varias transgresiones graves, incluida la desobediencia, el abandono de su puesto en Burdeos, la extorsión y la falsificación de documentos. El cónsul fue despedido con una advertencia disciplinaria, pero su carrera diplomática había terminado.

Durante el resto de su vida, Arístides vivió modestamente en la casa de su familia en Cabanas de Viriato. Murió allí en 1954, solo y desamparado, después de gastar todo su dinero y dejar 14 hijos. En 1966, Arístides de Sousa Mendes fue nombrado Justo de las Naciones, pero la República Portuguesa no lo rehabilitó hasta el 15 de noviembre de 1986, más de 30 años después de su muerte.

 

FuentePrisionero en Argentina

1 COMENTARIO

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorInsólito hecho en Matrimonews
Artículo siguienteLa vacunación infantil