Diario Judío México - Hace casi cuatro años, Tiffany Shlain propuso una idea aparentemente absurda a su marido.

Ella lo llamó Tecnología de Shabat. Ella no presentaba, a pesar de lo que el nombre sugiere, en un fin de semana lleno de tecnología. De hecho, era todo lo contrario. Shlain, una cineasta conocida por la creación de los Premios Webby y por sus documentales sobre temas como la identidad, la tecnología y la ciencia, quería que su familia tenga un programa semanal de 24 horas libre de tecnología. Sin ordenadores, teléfonos inteligentes, tabletas electrónicas o televisores. Nada.

“Le dije: ‘Vamos a estar presente con los demás'”, contó Shlain. “Quería que nuestra mente paseara. Siempre estamos llenando nuestro cerebro, y es una cosa hermosa querer saber algo y reflexionar sobre ella, en lugar de ir a Google a buscar las respuestas.”

Tecnología de Shabat fue una experiencia tan profunda, relató, que ellos han estado haciéndolo desde entonces.

Su marido, Ken Goldberg, es un profesor de robótica en la Universidad de Berkeley. Ahora, explicó Shlain, a la familia le encanta sus fines de semana, libre de tecnología, disfrutando el tiempo juntos, hablando, leyendo, andando en bicicleta, con jardinería… en otras palabras, experimentando Shabat.

A la tecnología de Shabat, irónicamente, no se había acercado mucho durante su estancia en , a pesar de ser un país que en gran parte se apaga en Shabat. Pero al escribir esas palabras en Google, el nombre de Shlain es una de las primeras en aparecer, junto con el Manifiesto de reposo y el Día Nacional de desenchufarlo, creado por el pueblo en Reboot, una comunidad judía sin fines de lucro que quiere que la gente tome un día para reiniciarse a sí mismos.

“Shlain tiene la idea correcta”, afirmó el empresario de la tecnología en serie Jon Medved.

El residente de Jerusalem, en la actualidad fundador y CEO de OurCrowd, una de las plataformas más importante del mundo, es un antiguo californiano que ha vivido en desde hace más de dos décadas. La tecnología y sus aparatos han ayudado a proporcionarle inspiración e ingresos a Medved, pero todo se apaga cuando la puesta del sol llega cada viernes.

Jon Meved ama a sus teléfonos inteligentes y sus tablets, pero no puede esperar a que se apague cuando llega Shabat, tal como lo afirmó en su Facebook personal.

“Soy un gran tradicionalista, y de alguna manera en la era de la tecnología, nuestro enfoque tradicional parece estar validado en grandes maneras”, contó Medved.

Además, expresó que él piensa en Shabat como el tiempo para estar con su familia y amigos. “Es el día para reducir la velocidad, oler las rosas, dar un abrazo a alguien importante, jugar con sus hijos, escucharlos, tener una larga conversación o argumento”, y enviar mensajes de texto o usar cualquier otro tipo de medios de comunicación social es completamente “la antítesis”.

Pero para otros, no es tan simple, señaló el rabino Aaron Leibowitz, un rabino ortodoxo en el barrio Nachlaot de Jerusalem que fundó Sulam Yaakov, una iniciativa de capacitación en liderazgo.

“Estoy muy conectado a la tecnología”, expresó el rabino Leibowitz, quien utiliza las redes sociales ampliamente, sobre todo Facebook, para conectarse a su comunidad. “El iPhone está en mi mano por lo menos 10 a 20 veces por hora, de una manera u otra, y estudio la Torá con mi computadora portátil durante la semana.”

“Igualmente soy muy consciente de que hay un elemento adictivo a la manera en que interactuamos con la electrónica”, reflexionó.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorY tus besos, ¿Qué prometen?
Artículo siguienteAlcalde austriaco: “Hay que colgar a los periodistas, son como judíos”
Noticias, Reportajes, Cobertura de Eventos por nuestro staff editorial, así como artículos recibidos por la redacción para ser republicados en este medio.