Son esos valiosísimos momentos en los que por un par de horas logran deshacerse de la novia o de la esposa y en los que, de acuerdo a las leyendas urbanas, puede pasar de todo: desenfreno, mares de cerveza, palabras altisonantes por doquier, una especie de concurso de sonidos escatológicos, hablar sin tabús y sin recato alguno sobre fulana, mengana y perengana, autos, deportes, hazañas sexuales (ciertas o ficticias, total, no hay una sola mujer presente capaz de desmentirlos) y de todos esos temas que sólo se hacen presentes cuando los hombres están en compañía de otros hombres. Ni más, ni menos.

Pero, ¿cómo es posible que las mujeres seamos capaces de hablar sobre lo que se cuentan los hombres entre ellos si éstos poseen un código no escrito que consiste en no contarle a ninguna mujer lo que entre ellos se dicen? ¿Verdaderamente entre varones son tan insensibles, tan patanes, tan desenfrenados y tan léperos como los imaginamos?

La respuesta a estas interrogantes, sinceramente, no puede ser "sí" o "no", porque al día de hoy (cuando menos yo) no he conocido a algún delator o traidor que me venga con el chisme y me cuente todo lo que se ventila durante una reunión de chicos como las que solían darse en el "club de Toby" de la Pequeña Lulú.

Por principio de cuentas yo todavía no he sabido de hombres que (como nosotras las mujeres) se acompañen al baño para contarse todos los chismes de la velada o cómo va su intento de conquista con "la güerita con minifalda que está sentada en la barra"; tampoco he sabido que entre varones se echen piropos por sus nuevos zapatos o sus jeans favoritos.

Imagínense los siguientes diálogos (el primero si sucede, el segundo ¡no lo creo!):

Diálogo 1.- Laura: "Pero Sofi, qué bien se te ven esos pantalones ‘levanta-pompa' que te compraste, ¡te ves divina!".

Dialogo 2.- César: "Oye Jorge, están padrísimos esos jeans que traes; se te ven unos hue…". ¡Claro que no, por Dios!

Con estos dos breves (pero muy concretos) diálogos, nos damos cuenta que hombres y mujeres son diferentes en concepción y percepción. A nosotras no nos pesa el rol social predeterminado que desde ancestralmente nos define, mientras a ellos definitivamente sí les marca en su forma de ser, en sociedad, todo aquello que desde la cuna se les ha inculcado con los llamados valores de competencia, virilidad y machismo que los delimitan. Por ello, resulta incongruente que las mujeres les exijamos a nuestros hombres que sean (aunque sea un poquito) como nosotras. Ellos son como son y ellas son como son, ¡punto! Chicas, lo mejor es dejar de juzgarlos por su "insensibilidad" y dejarlos en paz cuando sólo ven dos veces al año a sus mejores amigos o cuando se reúnen a ver los partidos de fútbol americano apenas se dirigen la palabra mas que para pedirse una cerveza. Su manera de expresar afecto es muy distinta a la nuestra y no por eso se convierten en unos horripilantes monstruos insensibles. Así que, si tienen un novio o esposo incapaz de mostrar amor a sus amigos, según ustedes, ¡déjenlo en paz y pásenle el control remoto!

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorEl Sermón, H. H. R. Moisés Cohen d"Azevedo y el Orden de la Oración, 6ta. parte
Artículo siguienteBerthold Goldschmidt, genial compositor que huyó del nazismo
Incursionó desde muy joven en la televisión. Comenzó su carrera en Canal 11, para ser invitada por Ricardo Rocha al Canal de Las Estrellas, ahí´í se convirtió en la primera periodista en hablar de temas sexuales en el Programa "En Vivo".Con su columna "La Política me da Risa", en el periódico El Universal, revolucionó la forma en la que vemos y analizamos la política en el país.Fue ella la primera en realizar atrevidas entrevistas a diversas figuras de la política nacional con "Entrevistas Osadas".Ha recibido diversos premios y reconocimientos como la Mujer del AÑO 2009 y 2010 por la Cámara Nacional de La Mujer, además de haber sido reconocida por el Gobierno Federal por su trayectoria periodística..Desde hace dos años se erigió como la abogada de los hombres y publica para ellos su libro "Exclusivo para Hombres" de Editorial Grijalbo, convirtiéndose en menos de un año en Best Seller.