Moisés Mendelsohn, el erudito y filósofo judío que vivió en tiempos de Federico II de Prusia, tenía un físico poco agraciado pero un ingenio agudísimo. Al rey le encantaba su compañía. A menudo lo invitaba a su mesa y lo provocaba. Una vez, mientras se celebraba un banquete, el rey, que estaba de buen humor, envió una esquela a Mendelsohn, en la cual había escrito. "Moisés Mendelsohn, primer idiota de Prusia. Mendelsohn recibió la esquela, la leyó y, delante de los comensales, dijo en voz alta: ¿Ha sido Su Majestad quien me ha escrito?

- Si, contestó Federico II -He sido yo.

- Entonces le ruego que tenga usted la amabilidad de firmar la nota.

- Encantado -dijo el rey.

Cuando Federico II firmó la esquela, Mendelsohn le dijo:

Le ruego que ahora la lea completa. Cuando el rey accedió al pedido, toda la corte estalló en carcajadas, porque el texto había quedado así:

- "Moises Mendelsohn, primer idiota de Prusia. Federido II"

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorChistes judíos
Artículo siguienteNunca es tarde para volverse a enamorar