Diario Judío México - Moisés Mendelsohn, el erudito y filósofo judío que vivió en tiempos de Federico II de Prusia, tenía un físico poco agraciado pero un ingenio agudísimo. Al rey le encantaba su compañía. A menudo lo invitaba a su mesa y lo provocaba. Una vez, mientras se celebraba un banquete, el rey, que estaba de buen humor, envió una esquela a Mendelsohn, en la cual había escrito. “Moisés Mendelsohn, primer idiota de Prusia. Mendelsohn recibió la esquela, la leyó y, delante de los comensales, dijo en voz alta: ¿Ha sido Su Majestad quien me ha escrito?

– Si, contestó Federico II -He sido yo.

– Entonces le ruego que tenga usted la amabilidad de firmar la nota.

– Encantado -dijo el rey.

Cuando Federico II firmó la esquela, Mendelsohn le dijo:

Le ruego que ahora la lea completa. Cuando el rey accedió al pedido, toda la corte estalló en carcajadas, porque el texto había quedado así:

– “Moises Mendelsohn, primer idiota de Prusia. Federido II”

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorChistes judíos
Artículo siguienteNunca es tarde para volverse a enamorar