Viktor Orban, al frente de su partido Fidesz, fue electo por cuarta ocasión como primer ministro húngaro, el domingo pasado. Durante su gestión en ese puesto han ido creciendo sus discrepancias con la Unión Europea (UE) de la que forma parte. La calidad democrática exigida a los miembros de la UE se ha visto mermada en el caso húngaro hasta el punto de que la Comisión Europea acaba de anunciar su intención de activar el llamado mecanismo de condicionalidad para sancionar a Budapest por la violación de los valores básicos de la UE. Tal sanción significaría la suspensión del otorgamiento de fondos europeos en razón de una fragilidad evidente en la vigencia del Estado de derecho en .

Orban ha sido un feroz opositor a la inmigración, al movimiento LGBTQ+ y a los “burócratas de Bruselas”, presentándose como un defensor de la cristiandad europea contra los migrantes musulmanes. Al haber erosionado muchas de las instituciones democráticas que funcionaban en su país, se ha ganado la admiración de diversas fuerzas nacionalistas de derecha con tintes francamente autocráticos, tanto en Europa como en Estados Unidos.

De hecho, desde hace tiempo se habla de como una democracia iliberal, con importantes niveles de corrupción, reacia a someterse a la normatividad que rige dentro de la UE, como con claridad se observó con su rechazo a compartir responsabilidades en cuanto a la recepción de refugiados de guerra del Oriente Medio en el periodo 2016-2020.

La postura de Orban y su gobierno en relación con la invasión rusa a , oficialmente presentada como de neutralidad, ha mostrado fuertes contrastes con la asumida por los otros 26 miembros de la UE. Aun cuando Orban condenó la invasión y ha manifestado su disposición a ser un mediador entre los dos contendientes, su postura es más de cercanía y simpatías por Putin, que de solidaridad con Ucrania.

En su discurso de la victoria, tras su triunfo electoral el domingo pasado, Orban se vanaglorió de haber podido derrotar a las “abrumadoras fuerzas” que lucharon en su contra –“la izquierda nacional, la izquierda internacional a nuestro alrededor, los burócratas de Bruselas, el imperio de Soros con todo su dinero, los medios de comunicación internacionales y, finalmente, el presidente ucraniano”. George Soros, filántropo judío estadunidense de origen húngaro, fundador, entre otras instituciones, de la Universidad Centroeuropea y promotor de la sociedad abierta y el pensamiento crítico, ha sido desde hace años el chivo expiatorio preferido de Viktor Orban.

No sorprende entonces que Putin, muy cercano a Orban desde siempre, lo haya felicitado de inmediato por su triunfo, ni que sea el único país de la UE que se ha deslindado de la postura unificada de sus miembros para permanecer presuntamente neutral. Zelensky definió a Orban como un líder ajeno al resto de Europa, continente donde prevalece un consenso de absoluta condena a Putin, la disposición de envío de armas en respaldo a Ucrania, y un acuerdo sin cortapisas en la política de duras sanciones contra Rusia. Los comentarios críticos de Zelensky hacia el gobierno húngaro provocaron una airada respuesta del ministro de Exteriores húngaro, Péter Szijjártó, en la que los calificó como insultantes.

En estos últimos días, el mandatario húngaro afirmó, además, no tener problemas en aceptar la exigencia rusa de pagar en rublos las compras de gas, en contradicción con la postura de la Comisión Europea, la cual considera inaceptable esta demanda.

Es, sin duda, interesante observar cómo los gobernantes que apoyan a Putin en la coyuntura actual, poseen muchas afinidades entre sí. Comparten con el jerarca ruso –como ocurre con Al Assad, Maduro, Díaz-Canel y el propio Orban– el carácter autocrático de sus regímenes, su obsesión por el control absoluto y vertical, su capacidad y disposición para la represión, y el uso de una terminología populista y ultranacionalista para convocar a sus seguidores y mantenerlos apegados a su peculiar proyecto político.

Se ha repetido mucho que la crisis ruso-ucraniana engendrará un nuevo orden mundial, en el que muchas cosas serán distintas. Una de ellas será la modificación que sobrevendrá en cuanto a las condiciones para el mantenimiento de en la Unión Europea. Los actuales acontecimientos han acentuado la polarización que de por sí se registraba entre ambas partes, cuyos respectivos valores y formas de organización y gobernanza son cada día más disímbolos.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorEl CIDiCSeF junto a Victoria Dana presentan “Adonde tu vayas, iré”
Artículo siguiente¿Qué tienen que decir los israelíes sobre el conflicto con los palestinos?
Licenciada en Sociología egresada de la UNAM (1980), con estudios de maestría en Sociología en la UNAM y con especialización en Estudios Judaicos en la Universidad Iberoamericana. (1982-1985) Fue docente en la ENEP Acatlán, UNAM durante 10 años (1984-1994). Actualmente es profesora en diversas instituciones educativas privadas, judías y no judías.De 1983 a 1986 fue colaboradora semanal del periódico "El Nacional" tratando asuntos del Oriente Medio.Desde 1986 hasta la fecha es editorialista semanal en el periódico Excélsior donde trata asuntos internacionales.Es comentarista sobre asuntos del Medio Oriente en medios de comunicación electrónica.Publicaciones:"Los orígenes del sindicalismo ferrocarrilero". Ediciones El Caballito S.A., México, 1982.En coautoría con Golde Cukier, "Panorama del Medio Oriente Contemporáneo". Editorial Nugali, México, 1988.Formó parte del equipo de investigación y redacción del libro documental "Imágenes de un encuentro. La presencia judía en México en la primera mitad del siglo XX" publicado por la UNAM, Tribuna Israelita y Multibanco Mercantil, México, 1992.Coautora de "Humanismo y cultura judía". Editado por UNAM y Tribuna Israelita. José Gordon, coordinador. México, 1999.Coordinadora editorial de El rostro de la verdad. Testimonios de sobrevivientes del Holocausto en México. Ed. Memoria y Tolerancia, México, 2002.Redactora de la entrada sobre "Antisemitismo en México" en Antisemitism: A Historical Encyclopedia of Prejudice and Persecution". Ed. ABC CLIO, Chicago University, 2005."Presencia judía en Iberoamérica", en El judaísmo en Iberoamérica. Edición de Reyes Mate y Ricardo Forster. EIR 06 Enciclopedia Iberoamericana de Religiones. Editorial Trotta. , Madrid, 2007.Artículos diversos en revistas de circulación nacional e internacional.