"Dime qué coleccionas y te diré quién eres", reza una frase recién acuñada en el mes de Tishrei, el séptimo mes del calendario judío, durante el cual se suceden las festividades de Rosh Hashana (del primero y el segundo día de Tishrei), Yom Kipur -el Día del Perdón-, Sucot -La fiesta de los Tabernáculos-, Shemini Atzeret y Simjat Torá o Alegría de la Torá.

Y si de colecciones se trata, más de uno -eso imaginamos- habrá tenido la intención de coleccionar el tiempo. Y si de tiempo se trata, ¿por qué no coleccionar calendarios que apresan en sus hojas la fugacidad de todos los tiempos del hombre?

En mi haber -y siempre habrá más espacio para más y más- hay decenas y decenas de calendarios que mi obsesión por el tiempo y por el arte me han orillado a atesorar. Son registros de fechas caducas que, sin embargo, continúan vigentes; ninguna de sus páginas fue arrancada y todos y cada uno, nos envían un mensaje de vida, de continuidad.

Algunos calendarios sobresalen de sus compañeros, es cosa cierta. Y sin embargo, todos y cada uno entablan con nosotros -hombres fugaces no menos que el tiempo- un claro mensaje. Les pasaré lista a algunos, en honor del mes de Tishrei, mes de regocijo y conteo de días felices para el pueblo de Israel.

En mis manos, un calendario sobre las Mujeres de Israel -más bien una obra de arte cabal- de Heinz Seelig (1909-1992), quien vio la luz primera en Samotchin, Alemania. Comenzó a dibujar desde temprana edad; a sus quince años sus caricaturas aparecían en diarios de Berlín, la ciudad capital. En 1929 inicia sus estudios de arquitectura en Bahaus de Dessau. A los 24 años, al tomar los nazis el poder, se vio obligado a abandonar su natal Alemania, estableciéndose en la entonces Palestina. En Israel, Seelig es considerado pionero en el incipiente oficio de decorador de interiores. Al jubilarse en 1974, se dedicó plenamente a su afición favorita: la pintura.

Desde 1975 sus obras han sido exhibidas en galerías y museos de todo el mundo. Sus litografías forman parte de las colecciones del ex presidente Jimmy Carter y del fallecido Anwar el Sadat. En 1982 se publicó su libro "Creación del Mundo", que presenta un panorama de su creación artística; en 1988 sale a la luz su bellamente ilustrada "Hagadá de Pesaj", editada por "Palfot" y en 1989, su magna obra "Relatos Bíblicos" sobre la Creación del Mundo, El Paraíso Terrenal, El Arca de Noé y El Libro de Esther entre otros.

En el Calendario sobre las Mujeres de la Biblia (1993-4) inicia con Sara, la matriarca, en un momento crucial: cuando escucha la noticia sobre su sorprendente maternidad a edad avanzada: También se encuentra La Sulamita, objeto de adoración de El Cantar de los Cantares salomónico. Y entre las bellas y fascinantes mujeres, se encuentra la esposa de Putifar quien puso su no muy casta mirada en el joven e inexperto José, futuro clarificador de sueños reales: Y en dicha lista de mujeres bíblicas se encuentra Rebeca, quien abandona la casa de sus padres para seguir a su hombre, Isaac, y fundar un pueblo; también, Miriam, la profetisa, hermana de Moisés y de Aarón, figura excelsa del Éxodo. Y también del Éxodo fue extraída la hija del faraón, madre adoptiva de Moisés, futuro liberador de su esclavizado pueblo:

Y no podría faltar en el arte del fabuloso Zelig, Rajel, la matriarca y Ruth la moabita y la primer mujer Eva; y Misal, hija de Saúl...

Continuará...

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorLa Carta de Mossali
Artículo siguienteChistes judíos