La inauguración de los Juegos Olímpicos (JO)de Londres fue efectivamente espectacular, llena de una magia visual y auditiva que hizo que el público, que en el mundo entero la siguió desde sus pantallas no pudiera despegarse de ellas a lo largo de las casi cuatro horas de duración.

Un evento casi de fantasía, que justamente por su naturaleza fantástica se negó a observar en la ceremonia inaugural un minuto de silencio en memoria de los 11 atletas israelíes asesinados en Múnich, Alemania, durante los JO de 1972, el 5 de septiembre de hace casi cuarenta años.

La petición de observar el minuto de silencio fue realizada desde hace meses por los familiares de los atletas y entrenadores asesinados entonces por la organización terrorista Septiembre Negro. Tal petición ya se había hecho en JO anteriores sin obtener respuesta positiva, y esta vez, al conmemorarse las cuatro décadas de lo ocurrido, contó con una amplia campaña de firmas en internet que la apoyaban.

De nada valieron las 105 mil firmas que se reunieron ni tampoco el apoyo manifestado por el presidente Obama y por el alcalde de Londres Boris Johnson. La lista de apoyos incluyó también al Senado estadunidense, a los parlamentos alemán, canadiense y australiano, a los cerca de 50 miembros del Parlamento británico, el gobierno israelí y una multitud de organizaciones civiles. Sin embargo, el Comité Olímpico Internacional (COI) se negó a aceptar la solicitud aduciendo la inconveniencia de politizar los juegos mediante tal acto. Aun cuando se supo que ni siquiera la delegación iraní, representante de un país abiertamente enemigo de Israel, haría algo para sabotear el minuto de silencio, el COI se mantuvo reacio a su aceptación. Nada logró convencerlo de que se trataba de un acto de decencia y de congruencia que precisamente remarcaría el espíritu de fraternidad y de celebración y respeto de la vida que supuestamente los JO pretenden impulsar.

A final de cuentas, lo que sí ocurrió fue que por iniciativas propias, más de 20 mil personas en varios sitios londinenses observaron el minuto de silencio, 200 de ellas reunidas en la Plaza Trafalgar donde se encendieron velas de recordación y se recitaron algunas plegarias en memoria de los asesinados. También se celebraron ceremonias similares en la embajada israelí en Londres y en Los Ángeles Memorial Coliseum, sitio sede de los Juegos Olímpicos de 1984.

El argumento del COI de la necesidad de no politización de los JO fue rebatida por críticos que señalaron que, de hecho, se trataba justamente de todo lo contrario. Es decir, al no aceptar la solicitud lo que se estaba haciendo era politizar el asunto, y como prueba se recordaba cómo sin ninguna dificultad en 2002 en los Juegos Olímpicos de Invierno celebrados en Salt Lake City se había observado un minuto de silencio por las víctimas de los atentados del 11 de septiembre del año anterior en Estados Unidos.

El periodista israelí Anshel Pfeffer atinadamente señalaba en su columna en el diario Haaretz que los JO no tienen nada que ver con la realidad, son en cierta forma un mundo efímero y artificial de fantasía y magia que esconde sus miserias para no manchar la imagen que pretende vender. Los intereses económicos abiertos y subterráneos, los boicots, los juegos de poder y las censuras que se mueven tras la apariencia de fraternidad irrestricta forman parte del cuadro, a pesar de su invisibilidad.

Ciertamente, la negativa del COI al minuto de silencio por los atletas israelíes asesinados es elocuente de la convicción de dicho Comité de que absolutamente nada, ni siquiera el recuerdo por 60 segundos de 11 atletas asesinados por terroristas en “suelo olímpico”, debe enturbiar el show.

Fuente: Excelsior

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorRomney recolectó más de un millón de dólares en Israel
Artículo siguientePerrier Jouet
Licenciada en Sociología egresada de la UNAM (1980), con estudios de maestría en Sociología en la UNAM y con especialización en Estudios Judaicos en la Universidad Iberoamericana. (1982-1985) Fue docente en la ENEP Acatlán, UNAM durante 10 años (1984-1994). Actualmente es profesora en diversas instituciones educativas privadas, judías y no judías.De 1983 a 1986 fue colaboradora semanal del periódico "El Nacional" tratando asuntos del Oriente Medio.Desde 1986 hasta la fecha es editorialista semanal en el periódico Excélsior donde trata asuntos internacionales.Es comentarista sobre asuntos del Medio Oriente en medios de comunicación electrónica.Publicaciones:"Los orígenes del sindicalismo ferrocarrilero". Ediciones El Caballito S.A., México, 1982.En coautoría con Golde Cukier, "Panorama del Medio Oriente Contemporáneo". Editorial Nugali, México, 1988.Formó parte del equipo de investigación y redacción del libro documental "Imágenes de un encuentro. La presencia judía en México en la primera mitad del siglo XX" publicado por la UNAM, Tribuna Israelita y Multibanco Mercantil, México, 1992.Coautora de "Humanismo y cultura judía". Editado por UNAM y Tribuna Israelita. José Gordon, coordinador. México, 1999.Coordinadora editorial de El rostro de la verdad. Testimonios de sobrevivientes del Holocausto en México. Ed. Memoria y Tolerancia, México, 2002.Redactora de la entrada sobre "Antisemitismo en México" en Antisemitism: A Historical Encyclopedia of Prejudice and Persecution". Ed. ABC CLIO, Chicago University, 2005."Presencia judía en Iberoamérica", en El judaísmo en Iberoamérica. Edición de Reyes Mate y Ricardo Forster. EIR 06 Enciclopedia Iberoamericana de Religiones. Editorial Trotta. , Madrid, 2007.Artículos diversos en revistas de circulación nacional e internacional.