Diario Judío México - Un día Djohá, antes de irse a su echo, se fue al kasap, merkó dos kilós de karne i los trusho a su kaza. Le disho a su mujer: “Toma esta karne i gízala, porké a la noche vo retornar ambierto. Me kero gozar la komida.”

La mujer le disho: “Bashustuné! (Kon grande plazer)”

Djohá se fue a su echo, entonses la mujer yamó a sus amigas para pasar el tiempo, i djugaron i kantaron i les vino ambre.

La mujer de Djohá kitó la karne ke gizó i izo pranso grande. I se komieron toda la karne.

A la noche tornó Djohá ambierto. Le dize a la mujer ke apronte la meza, ke está ambierto.

Eya no save komo dizirle ke no ay karne. Le dize: “No demandes!… En aziendo yo los echos de kaza, el gato se komió la karne!”

Djohá bushkó el gato, lo apanyó i lo pezó. El gato pezó dos kilós.

Le disho Djohá a la mujer: “Si akí está la karne, el gato ande está?”

Kontado por Yosef Negrin – 2007
Redaktado por Matilda Koén-Sarano